¿Qué Creencias estamos Transmitiendo a Nuestros Hijos?

Los seres humanos percibimos la realidad a través de nuestros sentidos y sólo captamos lo que ellos lo permiten (filtros neurológicos). Esa información absorbida se adecua a lo que hemos aprendido y experimentado (filtros individuales y sociales).

Estos programas o modelos mentales que filtran la información percibida por los sentidos también las podemos llamar creencias que, en definitiva, llegan a ser los anteojos a través de los cuales vemos e interpretamos el mundo en que vivimos.

Para una mayor claridad de lo expuesto, resumiremos de la siguiente manera: la información captada del exterior sufre una serie de transformaciones que llevan a cabo nuestras creencias, las mismas que nos orientan a considerarlas como si fueran reales, sin embargo no son en sí mismas reales.

Estas creencias son desarrolladas, moldeadas o formadas principalmente en los primeros años de vida y son adquiridas de nuestros padres, maestros y de personas que nos rodeamos; de la sociedad donde vivimos, de la televisión o de la religión que cada familia profese. Toda esta información se archiva en el inconsciente, con la particularidad de que en los niños de 0 a 9 años están en edad de aprendizaje, sus cerebros funcionan en ondas cerebrales de baja frecuencia, lo cual indica que ingresa sin ningún filtro todo lo que escuchan, sienten y ven. Son como esponjas que absorben toda la información. Se podría afirmar que su sistema de creencias o programas mentales, fundamentalmente, se diseña es su infancia.

Así el cerebro de los niños, desde el nacimiento hasta los 2 años de edad, funciona en ondas delta, que son las ondas de menor frecuencia, por eso los bebes casi siempre están durmiendo y cuando están despiertos, funcionan desde el inconsciente.

que-creencias-estamos-transmitiendo-a-nuestros-hijosDe los 2 a los 6 años, los niños están en ondas zeta, es decir, en un estado similar al trance, caracterizado por el mundo de la imaginación. A esta edad ellos demuestran muy poco indicio de pensamiento crítico y racional. Estas ondas cerebrales lentas son del reino del inconsciente y por este motivo, los niños son totalmente sugestionables.

De los 6 a 8 o 9 años, entran al mundo de las ondas alfas. En esta etapa de desarrollo infantil, empiezan a desarrollar la mente analítica, que les permite interpretar y extraer sus propias conclusiones del mundo exterior. Los niños de esta edad desarrollan una gran imaginación, porque pasan de la mente consciente a la inconsciente.

De los 8 o 9 a los 12 años y en adelante, la actividad cerebral aumenta a ondas beta, las cuales perduran en la adultez. Después de los 12 años, la puerta entre la mente inconsciente y consciente se cierra. Conforme los niños se acercan a la adolescencia, pasan de las ondas beta de rango bajo a las de rango medio y alto, cuyas características son de la mayoría de los adultos.

Niño-imaginación-reducidoSi nuestras creencias moldean nuestra realidad, ellas tienen consecuencias directas de nuestra autoestima; de las relaciones que llegamos a establecer, tanto personales como laborales; de nuestras finanzas; de los comportamientos habituales constructivos y autodestructivos, con tendencia a culpar a los demás de nuestros actos y no responsabilizarnos de los mismos entre otras cosas.

Por todo lo expuesto, debemos considerar, evaluar y valorar qué tipos de creencias tenemos y sobretodo, cuáles de ellas las estamos trasmitiendo a nuestros hijos, es decir, que creencias están heredando de nosotros. Estos puntos trascendentales en la vida de nuestros hijos, les permitirá crecer o ser prisioneros de sus propias vidas.

Lo que muchas personas no saben ni se imaginan es que conscientemente podemos modificar nuestras creencias, de esta manera, cambiaremos la manera de pensar y de ver al mundo haciendo un “up grade” a nuestras actividades diarias, para transformar nuestras vidas y principalmente la de nuestros hijos.

Este empoderamiento sólo se logrará tomando consciencia de lo que se piensa, se dice y se siente. Cambiemos conscientemente nuestras creencias limitantes a creencias potenciadoras.

“Tus creencias no son más que contratos sentimentales que firmaste con tu familia cuando eras un niño.”
Alejandro Jodorowsky

Vivir consciente superando los miedos.

Autora: Yhovana Carrion
Facebook: https://www.facebook.com/mentEmocional

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies