Tratamiento Metafísico para la Prosperidad – Día 36

Introducción: Decretos y Afirmaciones Positivas

Transcríbelo en un cuaderno propio a primera hora del día.

Yo (mi nombre y apellido) abro mi mente a la Prosperidad. Mi prosperidad depende únicamente del Universo en mí.

Yo (mi nombre y apellido) no dependo de ninguna persona, ni de ningún evento fuera de mí para mi Prosperidad.

Todas las personas están en mi vida para hacerme prosperar y Yo (mi nombre y apellido) las bendigo.

Pero yo (mi nombre y apellido) reconozco que ninguna de ellas es mi fuente de Prosperidad. Mi única Fuente de Prosperidad es el Universo en mí.

La Abundancia del Universo en mí se mueve, fluye a través de mí Aquí y Ahora haciéndome prosperar interna y externamente.

Yo (mi nombre y apellido) soy el Hijo rico y afortunado de un Rico Universo y me permito a mí mismo prosperar entregando, al Universo en mí, mi miedo a ser una persona exitosa y con mucho dinero.

Yo (mi nombre y apellido) quiero sanar mi mente de todo pensamiento de limitación o escasez.

Yo (mi nombre y apellido) suelto y entrego aquello que ya cumplió su propósito en mi vida, personas, situaciones y cosas, para dejar espacio para todo lo perfecto y ordenado que el Universo tiene para mí.

El Orden Divino se establece en todos mis asuntos y el Universo en mí hace perfecto todo aquello que me concierne.

Yo (mi nombre y apellido) soy definitivo y preciso con el Universo sobre mi Prosperidad para que el Universo sea definitivo y preciso en manifestarla para             

La Rica sustancia del Universo me provee de todo aquello que yo necesito para desenvolverme en el plano material.

Lectura del Día

El 8o Paso hacia la Riqueza: El Esfuerzo Sostenido Necesario para Inducir la Fe, Parte I

La persistencia es un factor esencial para el procedimiento de transformar el deseo en su equivalente monetario.

El fundamento de la persistencia es la fuerza de voluntad. Cuando la fuerza de voluntad y el deseo se combinan adecuadamente, forman una asociación irresistible.

En general, las personas que acumulan grandes fortunas son conocidas como frías, a veces como despiadadas incluso. A menudo son mal interpretadas.

Lo que tienen es fuerza de voluntad, que ellas combinan con la persistencia, utilizando ambas cosas para apoyar sus deseos y asegurarse así el logro de sus objetivos.

La gran mayoría de la gente está preparada para echar por la borda sus objetivos y propósitos, abandonándolos a la primera señal de oposición o desventura. Unos pocos continúan, a pesar de todas las oposiciones, hasta que los alcanzan.

Es posible que no exista ninguna connotación heroica en el concepto de persistencia, pero esa cualidad es para el carácter de una persona lo que el carbón para el acero.

En general, la formación de una gran fortuna implica la puesta en práctica de los trece factores de esta filosofía.

Todos aquellos que acumulan dinero tienen que comprender estos principios y aplicarlos con persistencia.

¿Tiendes a la Consciencia de la Riqueza o a la Consciencia de la Pobreza?

No te serán de ningún valor los esfuerzos espasmódicos u ocasionales para aplicar las reglas.

Si deseas obtener resultados, tienes que aplicar todas las reglas hasta que esa aplicación se haya convertido en un hábito fijo.

De ninguna otra forma podrás desarrollar la necesaria Consciencia de la Riqueza o del Dinero.

La pobreza es atraída hacia la persona cuya mente es favorable a ella, mientras que el dinero es atraído hacia la que se ha preparado deliberadamente para atraerlo, y según las mismas leyes.

La consciencia de la pobreza se apoderará de la mente que no se ocupe de la consciencia del dinero.

Una consciencia de la pobreza se desarrolla sin aplicación consciente de hábitos favorables a la misma.

La consciencia de la riqueza o del dinero, en cambio, se ha de crear, a menos que uno haya nacido con ella.

Comprende el completo significado de las afirmaciones que se hacen en el párrafo anterior, y habrás entendido la importancia de la persistencia en la acumulación de una fortuna.

Si no existe persistencia, te verás derrotado, incluso antes de que hayas empezado. Con la persistencia, seguro que ganarás.

Si alguna vez has experimentado una pesadilla, te darás cuenta del valor de la persistencia.

Te encuentras en la cama, medio despierto, con la sensación de estar a punto de ahogarse.

No te sientes capaz de voltearte o de mover un solo músculo. Te das cuenta de que tienes que recuperar el control de tu cuerpo.

A través de un esfuerzo persistente de fuerza de voluntad, te las arreglas al fin para mover los dedos de una mano.

Mientras continúas con el movimiento de los dedos, extiende tu control a los músculos de un brazo, hasta que puedes levantarlo.

Luego, de la misma manera, consigues el control del otro brazo. A continuación, logras controlar los músculos de una pierna, y luego de la otra.

Por último, y con un supremo esfuerzo de voluntad, recuperas el control completo de tu sistema muscular, y entonces logras escapar de tu pesadilla.

El truco se ha efectuado paso a paso.

Puedes Entrenarte para Ser Persistente: 8 Factores

La persistencia es un estado mental y, en consecuencia, se puede cultivar. Como todos los estados mentales, la persistencia se basa en causas definidas, entre las que se encuentran las siguientes:

1) Definición de propósito

Saber lo que uno quiere es el primer paso, y quizás el más importante hacia el desarrollo de la persistencia.

Una motivación lo bastante fuerte nos fuerza a superar muchas dificultades.

2) Deseo

Resulta comparativamente fácil adquirir y mantener la persistencia en persecución del objeto de un deseo intenso.

3) Confianza en sí mismo

Creer en la capacidad propia para llevar a cabo un plan le estimula a uno a conseguirlo con persistencia.

Se puede desarrollar la confianza en sí mismo por medio del principio descrito en el día 30 de este tratamiento sobre la autosugestión.

4) Definición de planes

Los planes organizados, aun cuando sean débiles y poco prácticos, estimulan la persistencia.

5) Conocimiento exacto

La persistencia se ve estimulada por el hecho de saber que los planes de uno son sanos, y que están basados en la experiencia o en la observación.

Suponer en lugar de Conocer destruye la persistencia.

6) Cooperación

La simpatía, la comprensión y la cooperación armoniosa con los demás tienden a desarrollar la persistencia.

7) Fuerza de voluntad

El hábito de concentrar los pensamientos propios en la construcción de planes destinados al logro de un propósito definido conduce a la persistencia.

8) Hábito

La persistencia es el resultado directo del hábito. La mente absorbe y se convierte en una parte de las experiencias diarias de las que se alimenta.

El temor, que es el peor de todos los enemigos, se puede curar con toda efectividad por la repetición forzada de actos de valor.

Al Universo pide mucho, pide alto, pide fuerte. La Abundancia sigue a quien sueña en grande. Tan grande como se concibe, tan grande como se sabe Agradecer.

Ejercicio

Haz tu Propio “Inventario de Persistencia”

Antes de abandonar el tema de la persistencia, haz un inventario de ti mismo y determina en qué aspecto particular, si es que hay alguno, te falta esta cualidad esencial.

Mídete a ti mismo con valentía, punto por punto, y determina cuántos, de los ocho factores de la persistencia, te faltan.

El análisis puede conducirte a descubrimientos que te proporcionarán una nueva comprensión de ti mismo.

Enemigos del Éxito

Aquí encontrarás a los verdaderos enemigos que se encuentran entre ti y un logro notable.

No sólo hallarás los «síntomas» que indican una debilidad de la persistencia, sino también las causas subconscientes profundamente arraigadas de esta debilidad.

Estudia la lista con sumo cuidado y mírate a ti mismo con honestidad si deseas realmente saber quién eres, y qué te ves capaz de hacer.

Éstas son las debilidades que deben dominar todos aquellos que acumulan riquezas:
  1. Fracaso a la hora de reconocer y determinar con claridad y exactitud qué es lo que se deseas.
  2. Postergación, con o sin causa; por lo general, apoyada por toda una serie de justificaciones y excusas.
  3. Falta de interés para adquirir conocimientos especializados.
  4. Indecisión, el hábito de «pasar la pelota» en todas las ocasiones, en lugar de abordar los temas de frente; apoyada también por numerosas justificaciones.
  5. Hábito de apoyarte en justificaciones, en vez de crear planes definidos para la solución de los problemas.
  6. Autosatisfacción. Hay muy poco remedio para esta aflicción, y ninguna esperanza para aquellos que la sufren.
  7. Indiferencia, habitualmente reflejada en la predisposición al compromiso en todas las ocasiones, antes que afrontar la oposición y luchar contra ella.
  8. Hábito de achacar a otros los errores propios, y de aceptar las circunstancias desfavorables como algo inevitable.
  9. Debilidad de deseo, a causa de la negligencia en la elección de los motivos que impelen a la acción.
  10. Predisposición, e incluso avidez, por abandonar la lucha a la primera señal de derrota; basada en uno, o en varios, de los seis temores básicos.
  11. Falta de planes organizados, expuestos por escrito de forma que puedan ser analizados.
  12. Hábito de descuidar el moverse por ideas, o de aprovechar la oportunidad cuando se presenta.
  13. Desear en lugar de querer.
  14. Hábito de alcanzar un compromiso con la pobreza, en lugar de aspirar a la riqueza. Ausencia general de ambición de ser, de hacer, de poseer.
  15. Buscar todos los atajos hacia la riqueza, tratando de conseguir sin estar dispuesto a dar un equivalente justo, lo que suele verse reflejado en el hábito del juego, y la tendencia a buscar buenas gangas.
  16. Temor a la crítica, y fracaso a la hora de crear planes y ponerlos en práctica a consecuencia de lo que otros piensen, hagan o digan. Este enemigo debería estar al principio de la lista, porque, por lo general, existe en la mente subconsciente, donde su presencia no suele ser reconocida.

Reflexión

Reflexiona ambos resultados y extrae conclusiones acerca de tu persistencia…

¿Cuáles de los ocho factores de la persistencia tienes y cuántos te faltan?

¿En cuáles de los dieciséis enemigos del éxito sueles incurrir?

¿Qué puedes hacer de diferente ahora que tienes este conocimiento de ti mismo?

Si te encuentras trabajando junto a un grupo, comparte con ellos tus reflexiones.

Cierre: “Creando Abundancia”, Reto de Meditación de 21 Días por Deepak Chopra – Día 15

Dedica poco menos de 30’ de tu día a esta Meditación para la Abundancia. Puedes repetirla a la noche, antes de irte a dormir, y a la mañana, luego de despertarte.

Bibliografía

1 comentario en «Tratamiento Metafísico para la Prosperidad – Día 36»

  1. Yo Aun todavia me queda muchos puntos por trabajar y trabajar duro q. No tenia conocimientis sufciente en lo que estaba haciendo mal Con estas lectura me enseña. Analizarme mejor en mi propio planes ……GRACIAS GASTON .DE UNA FORMA. U OTRA SE LO DEBO A USTED.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies