¿Cómo Pensar para Ser Millonario?

¿Quieres ser Millonario? Un hecho que despierta curiosidad es que la mayoría de las personas tienen las mismas posibilidades para ganar dinero, pero sólo unas pueden realmente ser millonarias.

No todo millonario lo ha sido de nacimiento. Al contrario, algunos han surgido de la pobreza y han logrado llegar a la cima de sus sueños.

Cabe preguntarse por qué unos lo logran mientras que otros no. Si todos disponen de las mismas 24 horas al día, los mismos 7 días a la semana y 365 al año. Más que buscar esta respuesta en factores externos, al parecer todo depende de los programas mentales que cada uno de nosotros tiene.

La diferencia entre las personas que son prosperas y aquellas que, por más que trabajen y trabajen, no lo son, es en la forma cómo interpretan su relación con el dinero, así como el trato que le dan al mismo.

A continuación, te mostraremos unos puntos clave para que aprendas a desarrollar una mente como la de un millonario. Y también atraigas la abundancia a tu vida.

¿Cómo Pensar para Ser Millonario?Consejos para tener Mente de millonario

1- No conformarte con lo que ganas

Aunque tengas tiempo percibiendo un ingreso y has organizado tu vida en base a esa entrada, siempre puedes cambiar esto –tal como hacen los ricos- e intentar descubrir otras formas que te permitirían ganar más dinero. Si sabes y sientes que debes tener más dinero, entonces no te quedes tan sólo deseándolo. Ve por él. Ingéniate cómo podrías obtenerlo, pero jamás te conformes con lo que percibas y ya.

2- Piensa en otras opciones

Además de tu empleo actual. Siéntate y analiza todas las habilidades y destrezas que tienes, que te hacen destacar y que muchas personas admiran, pero que nunca te has atrevido a explotar para obtener dinero. Si no puedes verlo, entonces pregunta a tus familiares y amigos en qué consideran que sobresales. Luego, divide una hoja con dos columnas. En una anota las virtudes que poseas, y en la otra anota todas las opciones por medio de las cuales podrías obtener dinero si pones en uso dicha habilidad.

2- Prepara tu mente

Para que reconozcas que naciste para ser una persona millonaria. Cuando salgas a darte un gusto, deja de pensar todo el tiempo que tienes que ir a un sitio en el cual gastes muy poco, porque esto te condiciona para continuar siendo una persona pobre. Planifícate y, al menos dos veces cada tres meses, visita un lugar lindo en el cual concurran otras personas con dinero. No temas, sólo hazle comprender a tu mente que tus finanzas ya no serán las mismas a partir de ahora, sino que irán en aumento.

3- Empieza a tomar acción

Y deja de quejarte por todo cuanto te sucede. Si tienes una pequeña caída monetaria, o un inconveniente que requiera hacer un gasto para solventarlo, entonces toma acción. Diseña un plan, busca un asesor si necesitas ajustar tus cuentas, pero jamás te permitas caer en los clamores inútiles. Esta actitud atraerá carencias a tu vida, en lugar de abundancia. Pide al mundo riqueza y la tendrás.

4- Deja de pensar que ser millonario es malo

Esto solamente lo hacen las personas pobres, que además tienen miedo al dinero. Más bien, inspírate en las historias de cómo otros han logrado conquistar sus sueños y convertirse en personas con mucho dinero. Piensa que también estás cerca de convertirte en una persona millonaria. Otra vez la cuestión está en el pensamiento. No debes impedir tu propia riqueza con pensamientos de rencor o envidia. Enfócate en multiplicar tu dinero.

5- Abandona el temor

De recibir dinero y bendiciones de prosperidad. Evita ser de las personas que sienten miedo al dinero y por eso no se arriesgan a tomar grandes decisiones. Paralizarse, tendrá como efecto que el dinero también quedará bloqueado para avanzar o llegar hacia ti. Prepárate para recibir grandes cantidades y deja el miedo de lado, pensando que tal vez las cosas no salgan bien, pues con esa actitud estarías cerrando el paso al dinero.

6- Ahorra

Sobre todo para contar con respaldo en el caso de sufrir algún imprevisto. A todos se nos puede presentar una situación con la que no contábamos. No obstante, la diferencia entre los ricos y los pobres es que los primeros están preparados para hacer frente a cualquier situación inesperada. En cambio, las personas pobres no prevén estas posibilidades y cuando ocurren quedan descapitalizados en su totalidad.

Pon en marcha estos seis consejos y cambia de una vez tu situación financiera. El mayor porcentaje de éxito de las personas prosperas se debe a su manera de pensar.

Cuando atravieses dificultades con tu dinero, busca un asesor o experto en contabilidad. O lee historias inspiradoras de muchos millonarios que han tenido el coraje de mantener su emprendimiento arriba.

Recuerda destinar un dinero para tus vacaciones soñadas. Sabes que lo mereces.

Autora: Edith Gomez

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies