Cómo Adelgazar Naturalmente Sin Ejercicios (3/3)

Llegamos a la 3era parte de esta serie (1° parte, 2° parte) de cómo perder peso sin ejercicios. Aquí queremos compartir no sólo cómo perder peso, sino cómo bajar la barriga con la cual la gran mayoría estamos familiarizados.

Cada vez que mencionamos perder peso sin hacer ejercicios o, como ahora, bajar la barriga sin ejercicios, todo el mundo se sorprende.

No es un encabezado para llamar la atención, es algo real y muy lógico. Si lo piensas, la razón por la cual nos crece la barriga es la mala alimentación, así que sería solo lógico que con una buena alimentación podríamos eliminarla.

De hecho, es bastante difícil -si no imposible- rebajar una barriga haciendo abdominales. Me imagino que esto es buena noticias para muchos.

Primero viene el hecho de que comemos la mayor parte de la comida cocinada, muy cocinada, lo cual elimina casi todas las enzimas. Las enzimas se encargan de descomponer los alimentos para que el cuerpo pueda absorber los nutrientes.

Cuando cocinamos los alimentos, matamos estas enzimas y tenemos que usar nuestras reservas para digerir los alimentos. Cuando se nos acaban las reservas a causa de la mala alimentación, la barriga empieza a crecer y comenzamos a engordar.

Te das cuenta que no es el aumento de peso normal, pues sólo la barriga crece desproporcionalmente mientras que las otras partes del cuerpo permanecen igual.

Aquí vamos a compartir tres simple consejos que puedes utilizar para reducir la carga que lleva el cuerpo cuando tiene que procesar diferente tipos de alimentos al mismo tiempo, lo que en su estado natural no hace con facilidad.

La verdad es que hay diferentes tipos de jugos gástricos para cada alimento, así que cuando combinamos los alimentos, también se mezclan los jugos gástricos y pierden la potencia porque se anulan el uno con el otro.

Para empeorarlo aún más, bebemos líquidos mientra comemos para terminar de diluir el poco de jugos que nos queda.

Después de hacer todo esto, el proceso de digestión tardará hasta el doble, lo que significa que en vez de los 30-60 minutos que normalmente duraría, ahora va a durar de 60-180 minutos y en algunos casos más de ahí, mucho más.

Cómo bajar la panza sin ejercicios

1. No tomar líquidos durante la comida

Es recomendado no tomar líquidos junto con los alimentos por la razón que ya mencionamos. Beber mientras se come no es bueno para la salud, simplemente te “abombas” y la digestión se retraza o se detiene casi por completo.

El truco es beber líquidos al menos 30 minutos antes de comer, o de 1 a 2 horas después para darle suficiente tiempo al cuerpo para digerir.

Incluso el agua dura alrededor de 15 minutos para pasar por el organismo, la comida aún más.

2. Combina bien tus alimentos

La combinación de alimentos es extremadamente importante. En la naturaleza no existe el sándwich. La mayoría de animales salvajes comen una comida a la vez y los que tienen dieta variada siempre comen primero un alimento y después el otro pero rara vez mezclan.

Nosotros no somos una excepción, diferentes enzimas son liberadas cuando comemos y si mezclamos carbohidratos y ácidos, por ejemplo, no vamos a poder digerir efectivamente ya que el ácido (de un limón o tomate) elimina las enzimas que digieren los carbohidratos (amilasa).

También un proceso comienza en la boca y el otro es exclusivo en el estómago, dependiendo del tipo de alimento.

El truco es comer un tipo de comida a la vez o no mezclar aquellos tipos de comida que no son compatibles. Puedes mezclar ensalada con pescado o ensalada y carne pero no es recomendado mezclar carne y carbohidratos ya que la digestión se va tornar muy difícil para tu organismo.

Los huevos y los melones siempre se comen solos por su complejidad y los productos lácteos también.

3. Suplementos de enzimas digestivas

Los suplementos de enzimas son increíbles, súper barato y funcionan extremadamente bien. Como la mayoría estamos deficientes en nutrientes, los suplementos nos pueden ayudar a reducir esta deficiencia.

Los suplementos de enzimas te ayudan a digerir y los resultados son magníficos. Ciertos suplementos de enzimas traen todo tipo de enzimas los cuales tornan la digestión más fácil.

Sienten mejoras y resultados más rápidos las personas con problemas digestivos, gases y estreñimiento.

Mantén un registro de tu aventura

  • Para obtener aún mejores resultados y mantenerte motivado, te recomendamos que lleves un historial de todos los cambios que experimente tu cuerpo. Tu cuerpo literalmente se comunica contigo: cuando te da hambre, tu cuerpo te está hablando; cuando te duele algo, tu cuerpo te está hablando; cuando tienes algún antojo, tu cuerpo te está hablando. Si aprendes a escucharlo, el proceso de rebajar peso se tornara mucho más fácil.
  • Tómate unas fotos antes de empezar el proceso de perder peso. Unos fotos antes, durante y después. Un par por semana sería perfecto.
  • Mídete y pésate. Anota qué tanto pesas, guárdalo y no le pongas atención hasta la semana siguiente cuando te peses de nuevo. Ver el progreso te dará más motivación, pero ponerle demasiado atención también puede ser contraproductivo.
  • Si hay cambios grandes de salud, de la frecuencia con la que vas al baño, de cómo duermes, etc., anótalo también o tenlo muy presente. Muchas veces no notamos ciertos beneficios porque no le prestamos atención.
  • Júntate y comparte con personas que te apoyen en tu aventura. Quien sea que trate de desanimarte sin primero darte la oportunidad de intentarlo, no te está ayudando, aléjate de esa persona (al menos por el transcurso de tu transformación) y continúa intentando, progresando y mejorando.
  • Sigue la serie entera de 3 partes para Perder Peso. Este método te ayuda a perder peso rápido pero la meta final es mejorar tu apariencia, como te sientes contigo mismo y principalmente tu estado de salud.

Si seguiste esta serie de tres posts completa, es hora de seguir avanzando. La parte 4, sería la siguiente: Pierde peso haciendo ejercicios!

Es hora de comenzar a caminar, trotar, correr o hacer cualquier tipo de ejercicio físico que te guste al menos tres veces por semana, o tan sólo de 10 a 20 minutos por día para empezar.

Los ejercicios son la mejor forma, después de la alimentación, para llegar a un estado de salud óptimo.

En el caso de que tengas tiempo tratando de rebajar y lo hayas intentado “todo”, te recomendamos que vayas con un médico nutricionista y te chequees las hormonas, especialmente la tiroides, ya que se encarga de regular la temperatura del cuerpo, lo que define si vas a quemar o a guardar grasa.

Si encuentras esta información interesante y te dan resultado por favor déjanos saber en el área de comentarios más debajo.

Gracias por leer y por favor comparte! 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies