¡La Abundancia es Mía y Fluye dentro de mí!

Tratamiento Metafísico para la Prosperidad – Día 32

Introducción: Decretos y Afirmaciones Positivas

Transcríbelo en un cuaderno propio a primera hora del día.

Yo (mi nombre y apellido) abro mi mente a la Prosperidad. Mi prosperidad depende únicamente del Universo en mí.

Yo (mi nombre y apellido) no dependo de ninguna persona, ni de ningún evento fuera de mí para mi Prosperidad.

Todas las personas están en mi vida para hacerme prosperar y Yo (mi nombre y apellido) las bendigo.

Pero yo (mi nombre y apellido) reconozco que ninguna de ellas es mi fuente de Prosperidad. Mi única Fuente de Prosperidad es el Universo en mí.

La Abundancia del Universo en mí se mueve, fluye a través de mí Aquí y Ahora haciéndome prosperar interna y externamente.

Yo (mi nombre y apellido) soy el Hijo rico y afortunado de un Rico Universo y me permito a mí mismo prosperar entregando, al Universo en mí, mi miedo a ser una persona exitosa y con mucho dinero.

Yo (mi nombre y apellido) quiero sanar mi mente de todo pensamiento de limitación o escasez.

Yo (mi nombre y apellido) estoy totalmente rodeado de la Energía del Amor Universal y esta me protege de todo aquello que pueda dañarme, alejándolo de mí sin lucha ni esfuerzo, y atrayendo hacia mí personas, situaciones, cosas y eventos que me ayudan a Prosperar.

Yo (mi nombre y apellido) soy definitivo y preciso con el Universo sobre mi Prosperidad para que el Universo sea definitivo y preciso en manifestarla para mí.

El Amor Universal en mí, trabajando a través de mí, sana y mejora todas las áreas de mi vida, Aquí y Ahora.

Y me convierte en una persona exitosa, libre, feliz y totalmente independiente económicamente.

Lectura del Día

El 5o Paso hacia la Riqueza: la Imaginación

El Taller de la Mente

La imaginación es el taller donde se forman todos los planes creados por el Ser Humano. Al impulso, al deseo, se les da forma, perfil y acción mediante la ayuda de la facultad imaginativa de la mente.

Se ha dicho que el Ser Humano es capaz de crear cualquier cosa que pueda imaginar.

Mediante la ayuda de su facultad imaginativa, el Ser Humano ha descubierto y dominado más fuerzas de la naturaleza durante los últimos cincuenta años que durante la historia de todo el género humano anterior a esos cincuenta años.

Ha conquistado el espacio aéreo tan cabalmente que los pájaros resultan pobres competidores. Ha analizado y pesado el sol a una distancia de millones de kilómetros, y ha determinado, por medio de la ayuda de la imaginación, los elementos que lo componen. Ha aumentado la velocidad de locomoción hasta poder viajar a velocidades de más de mil kilómetros por hora.

La única limitación del Ser Humano, dentro de lo que es razonable, es el grado de desarrollo de su imaginación y el uso que haga de ella.

Todavía no ha alcanzado la cúspide del desarrollo y del uso de su facultad imaginativa. Apenas ha descubierto que la tiene, y tan sólo ha comenzado a usarla de una manera muy elemental.

Dos Formas de Imaginación

La facultad imaginativa funciona de dos maneras. Una se conoce con el nombre de «imaginación sintética», y la otra, como la «imaginación creativa».

La imaginación sintética:

Por medio de esta facultad, uno puede compaginar viejos conceptos, ideas o planes en nuevas combinaciones.

Esta facultad no crea. Funciona con el material de la experiencia, la educación y la observación con que se la alimenta.

Es la facultad que más usa el inventor, con la excepción del «genio», que recurre a la imaginación creativa cuando no puede resolver su problema mediante la imaginación sintética.

La imaginación creativa:

A través de la facultad de la imaginación creativa la mente finita del hombre tiene comunicación directa con la Inteligencia Infinita.

Es la facultad mediante la cual se reciben los «presentimientos» y las «inspiraciones».

Por medio de esta facultad, un individuo puede «sintonizarse» o comunicarse con el subconsciente de otros hombres.

La imaginación creativa funciona de forma automática, de la manera que se describe más adelante.

Esta facultad funciona sólo cuando la mente consciente está trabajando a un ritmo extremadamente rápido, como, por ejemplo, cuando es estimulada por medio de la emoción de un deseo poderoso.

La facultad creativa se vuelve más alerta en proporción con el desarrollo que adquiere a través del uso.

Los grandes líderes de los negocios, la industria y las finanzas, y los grandes artistas, músicos, poetas y escritores han llegado al lugar que ahora ocupan porque han desarrollado la facultad de la imaginación creativa.

Tanto la imaginación creativa como la sintética se agudizan cada vez más por el uso, de la misma forma que lo hace cualquier músculo u órgano del cuerpo.

El deseo es sólo un pensamiento, un impulso. Es nebuloso y efímero. Es abstracto, y no tiene valor hasta que se ha transformado en su contrapartida física.

Si bien la imaginación sintética es la que se usará con más frecuencia en el proceso de transformar el impulso del deseo en dinero, debes tener presente el hecho de que puedes afrontar circunstancias y situaciones que exijan el empleo de la imaginación creativa.

Ejercita tu Imaginación

Tu facultad imaginativa puede haberse debilitado a causa de la falta de actividad. Se la puede revivir y estimular mediante el uso. Esta facultad no muere, aunque puede llegar a la inactividad total por falta de uso.

Por el momento, centra tu atención en el desarrollo de la imaginación sintética, ya que esta es la facultad que usarás más a menudo en el proceso de convertir el deseo en dinero.

La transformación del impulso intangible, del deseo, en una realidad tangible, el dinero, exige el uso de un plan o más. Este plan debe realizarse con la ayuda de la imaginación, y, sobre todo, con la facultad sintética.

Empieza en seguida a poner a trabajar la imaginación en la construcción de un plan, o planes, para la transformación de tu deseo en dinero.

Desde hace ya 5 días se han dado detalladas instrucciones para elaborarlos. Sigue las instrucciones que mejor se ajusten a tus necesidades.

Pon tu plan por escrito, si todavía no lo has hecho. En el momento en que completes eso, habrás dado forma definitiva y concreta a un deseo intangible.

Lee una vez más el enunciado anterior. Léelo en voz alta, muy lentamente, y, a medida que lo haces, recuerda que en el momento en que reduces la afirmación de tu deseo y planificas su realización sobre un papel, has dado el primero de una serie de pasos que le permitirán convertir ese pensamiento en su contrapartida física.

¡La Abundancia es Mía y Fluye dentro de mí!

Ejercicio

Ejercita tu Imaginación Sintética

Repasa los últimos cuatro ejercicios que realizaste para aferrar en tu mente el plan que te llevará a convertir tus deseos en oro.

Si te encuentras trabajando junto a un grupo, ¡comparte cómo observas hoy en día lo ya trabajado días atrás! ¿Notas algún cambio en tu observación? ¿Cuál o cuáles?

Cierre: “Creando Abundancia”, Reto de Meditación de 21 Días por Deepak Chopra – Día 11

Dedica poco menos de 30’ de tu día a esta Meditación para la Abundancia. Puedes repetirla a la noche, antes de irte a dormir, y a la mañana, luego de despertarte.

Bibliografía

Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.