"¡Soy Capaz de Dar Abundantemente a Otros y a Mí Mism@!"

Tratamiento Metafísico para la Prosperidad – Día 12

Introducción: Decretos y Afirmaciones Positivas

Transcríbelo en un cuaderno propio a primera hora del día.

Yo (mi nombre y apellido) abro mi mente a la Prosperidad. Mi prosperidad depende únicamente del Universo en mí.
Yo (mi nombre y apellido) no dependo de ninguna persona, ni de ningún evento fuera de mí para mi Prosperidad.
Todas las personas están en mi vida para hacerme prosperar y Yo (mi nombre y apellido) las bendigo.
Pero yo (mi nombre y apellido) reconozco que ninguna de ellas es mi fuente de Prosperidad. Mi única Fuente de Prosperidad es el Universo en mí.
La Abundancia del Universo en mí se mueve, fluye a través de mí Aquí y Ahora haciéndome prosperar interna y externamente.
Yo (mi nombre y apellido) soy el Hijo rico y afortunado de un Rico Universo y me permito a mí mismo prosperar entregando, al Universo en mí, mi miedo a ser una persona exitosa y con mucho dinero.
Yo (mi nombre y apellido) quiero sanar mi mente de todo pensamiento de limitación o escasez.
Yo (mi nombre y apellido) estoy totalmente rodeado de la Energía del Amor Universal y esta me protege de todo aquello que pueda dañarme, alejándolo de mí sin lucha ni esfuerzo, y atrayendo hacia mí personas, situaciones, cosas y eventos que me ayudan a Prosperar.
Yo (mi nombre y apellido) soy definitivo y preciso con el Universo sobre mi Prosperidad para que el Universo sea definitivo y preciso en manifestarla para mí.
El Amor Universal en mí, trabajando a través de mí, sana y mejora todas las áreas de mi vida, Aquí y Ahora.
Y me convierte en una persona exitosa, libre, feliz y totalmente independiente económicamente.

Lectura del Día

Cómo usar la Voluntad, Parte II

Ya que la fe es tan importante, te conviene proteger tus pensamientos; y como tu fe se extenderá por las cosas que observes y pienses, es importante que puedas tener autoridad sobre tu atención.

Y aquí viene el empleo de la VOLUNTAD; ya que es según tu voluntad que determinas sobre qué cosas fijará tu atención.

Si quieres hacerte rico o prosperar económicamente, no debes hacer un estudio de pobreza. Las cosas no se realizan pensando en sus contraposiciones.

La salud nunca debe ser lograda estudiando la enfermedad y pensando sólo en la enfermedad. La honradez no debe ser promovida estudiando el pecado y pensando en el pecado.

Y nadie ninguna vez se enriqueció estudiando la pobreza y pensando en la pobreza.

La medicina, como una ciencia de enfermedades, ha aumentado la enfermedad; la religión, como una ciencia del pecado, ha promovido el pecado, y la economía, como un estudio de pobreza, llenará el mundo de miseria y necesidades.

No hables sobre la pobreza; no la investigues, ni te relacione con ella. No importa cuáles sean tus causas; no tienes nada que ver con ellos.

Lo que a ti te concierne es la cura. No gastes tu tiempo en el trabajo caritativo, o en movimientos de caridad; toda la caridad sólo tiende a perpetuar la miseria que apunta a erradicar.

No digo que debas ser de corazón duro o poco amable, y rechaces oír el grito de la necesidad; pero no debes intentar erradicar la pobreza por medio de los caminos convencionales.

Pon la pobreza y todo lo que lo pertenezca detrás tuyo, y hazlo bien: ¡hazte rico o prospera económicamente! Esa es la mejor manera en la que puedes ayudar al pobre.

Pero no puedes mantener la imagen mental de hacerte rico o prosperar económicamente, si llenas tu mente con las imágenes de la pobreza.

No leas libros ni periódicos que den las estadísticas circunstanciales de la miseria de los habitantes y su falta de vivienda, de los horrores del trabajo infantil, etcétera.

No leas nada que llene tu mente con las imágenes sombrías de las necesidades y el sufrimiento. No puedes ayudar el pobre en lo más mínimo por el sólo hecho de conocer esas cosas; y que se sepa en todas partes de ellos no tiende en absoluto a abolir la pobreza.

Lo que tiendes a abolir la pobreza no es mantener las imágenes de la pobreza en tu mente, sino las imágenes de adquisición de riqueza en las mentes de los pobres.

No estás abandonando al pobre a su miseria cuando no le permites a tu mente estar llena de las imágenes de aquella miseria.

La pobreza puede ser abolida, no aumentando el número de gente que piensa en la pobreza, sino aumentando el número de gente pobre que intenta enriquecerse por medio de la fe.

El pobre no necesita de la caridad; necesita la inspiración. La caridad sólo les da un trozo de pan para mantener viva su miseria, o les da hospitalidad como para hacerlos olvidar durante una hora o dos; pero, en cambio, la inspiración hará que ellos puedan elevarse de su miseria.

Si quieres ayudar al pobre, demuéstrale que pueden hacerse ricos; demuéstralo enriqueciéndote tú mismo. La única manera en que la pobreza alguna vez podrá ser desterrada de este mundo es consiguiendo un gran –y constantemente en aumento– número de personas que practiquen las enseñanzas en este tratamiento.

Deben enseñar a la gente a hacerse ricos o prosperar económicamente por medio de la creación, no por la competencia.

Cada Ser Humano que se hace rico o prospera económicamente por medio de la competencia, echa abajo la escalera por la que él se ha elevado, y mantiene a los otros abajo.

Pero cada Ser Humano que se enriquece creando, abre un camino para que miles puedan seguirlo, y los inspira para hacerlo.

No demuestras dureza de corazón o insensibilidad cuando rechazas compadecerse de la pobreza, ver la pobreza, leer sobre la pobreza, pensar o conversar de ello, o escuchar a los que hablan de pobreza.

Usa tu voluntad para mantener su mente fuera del sujeto de pobreza, y mantenerla fija con la FE y el OBJETIVO SOBRE la visión que tú quieres.

"¡Soy Capaz de Dar Abundantemente a Otros y a Mí Mism@!"
«¡Soy Capaz de Dar Abundantemente a Otros y a Mí Mism@!»

Ejercicio

Volver a pasar por el Corazón

Estamos transitado ya los 12 Días de este Tratamiento para la Prosperidad. ¡Cuántas cosas y actividades hemos hecho juntos!

Alegrías, dudas, descubrimientos, coincidencias, fuerza, cansancio, risas, y mucho más hemos experimentado en este camino.

Ahora, es tiempo de revisar este recorrido.

¿Qué se hace?

Vuelve sobre tus propios pasos, sobre tus notas en tu cuaderno y re-léete a ti mism@, despierta de nuevo lo que nació o reapareció en estos 12 días de trabajo con la Prosperidad.

«Recordar es volver a pasar por el corazón.”

¿Cómo se hace?

Escribe con honestidad LAS PRINCIPALES EMOCIONES Y RESULTADOS O DESCUBRIMIENTOS desde el 1er día hasta este día, que es el número 12.

Y puedes compartir esta escritura con otras personas con las que estés atravesando este aprendizaje.

Una vez más… ¡Corazón a la obra!

Cierre: Tratamiento de Sanación Interior para la Prosperidad

Lee en voz alta, entre 1 a 3 veces por día.

¡Yo (mi nombre y apellido) estoy abiert@ y soy receptiv@ a ideas nuevas maravillosas!
¡Permito que la Prosperidad entre en mi vida en un nivel en el cual nunca entró!
¡Merezco lo mejor y estoy dispuest@ a aceptarlo!
¡Mis ingresos aumentan constantemente!
¡Dejo la pobreza de pensamientos para entrar en la Prosperidad de Pensamientos!
¡Me amo a mi mism@, y me regocijo en quien soy, porque sé que la vida está aquí para mí y me proporciona todo lo que necesito!
¡Me muevo de éxito en éxito, de alegría en alegría y de abundancia en abundancia!
¡Tengo el poder de quien me creó, y expreso para mi mism@ la grandeza que soy!
¡Soy una expresión de la vida, divina y magnifica y estoy abiert@ y receptiv@ a todo lo bueno!
¡Así Es! ¡Gracias, gracias, gracias Amado Universo!

Bibliografía

Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.