Cómo Limpiar los Ambientes de Malas Energías

Las frustraciones, las angustias, las rabias, las envidias, las peleas, los rencores o la confusión mental forman parte de la “mala vibra”. Y cuando sucede esto, las personas van dejando una mala huella energética.

De igual manera ocurre cuando experimentamos emociones y sentimientos positivos. El bien mejora y potencia los espacios en que vivimos, la negatividad los va contaminando, ensuciando.

Todo cuanto existe está formado por energía. Y esa energía puede tener diferentes grados de vibraciones o intensidad.

Si siempre que llegas a tu casa sientes un cansancio profundo, tienes pesadillas continuas, oyes ruidos extraños, o los animales de la casa se alteran sin razón aparente, y se dañan los aparatos electrónicos, debes hacer una limpieza energética en el hogar o la oficina en donde laboras.

Lo que antiguamente se transmitía por vía oral para las limpiezas energéticas, hoy resulta muy valioso. Podemos lograr la armonía deseada.

Todos tenemos la capacidad de resolver determinadas situaciones negativas, que nos rodean. Lo ideal es que no haya nadie en la casa, para no influir en la limpieza de energías.

Hay quienes afirman que cuando hay Luna en cuarto Menguante es un buen momento para hacer limpiezas de hogar.

Siguiendo estos pasos podemos lograr elevar las frecuencias vibratorias hacia los positivo:

  • Agua bendita en los rincones: limpiar hacia desde la última habitación de la casa, la que se encuentre más lejos de la puerta y comenzar a pasar con una toalla blanca por cada uno de los rincones. Seguir por cada habitación del hogar y pasillos, siempre de adentro hacia afuera y de derecha a izquierda.
  • Se bendice en un plato sal marina: hay que colocarla en las esquinas en donde se sospeche la presencia de entidades extrañas y negativas. Se debe realizar esto en la mañana de día soleado. Además, las ventanas deben permitir la circulación del aire en el hogar o el trabajo.
  • Busca una escoba limpia y a barrer las cargas de energía negativa. El movimiento de limpieza se realizará de derecha a izquierda, empezando por los últimos ambientes de la casa y finalizando en la puerta principal. Hay que prestar especial atención a los rincones oscuros y espacios que suelen permanecer cerrados, es donde se concentran la mayor parte de las energías negativas.
  • La limpieza física de un hogar es tan importante como la limpieza energética. Se recomienda agregar un poco de agua de canela en el agua que usa para limpiar sus pisos. La canela no sólo deja un olor exquisito sino que también ayuda a ahuyentar la energía negativa y trae prosperidad. Lo último que se limpia son los bordes de la puerta y se saca la energía hacia afuera.
  • Usa sahumerios: lo clásico para limpiar son incienso y mirra. También se le puede agregar al tarro de barro: enebro, romero, perejil, artemisa y ruda.  También, el incienso es para limpiar ambientes hogareños y laborales.  Se purifica de malas energías. Hay varios aromas más que tienen funciones específicas para cada situación en particular. Atraer trabajo, amor, absorber y transmutar la energía negativa en positiva. Yo te recomiendo especialmente el de canela  y mandarina ya que atrae la prosperidad y la abundancia. Es necesario protegerse antes con una oración o mantra, o una repicar una campana e invocar la ayuda de guías, seres de luz o ancestros protectores.
  • Existen muchas plantas recomendadas para proteger la casa, la más clásica es: la Sábila o Aloe Vera. Filtrará las energías negativas del exterior. Tiene infinitos usos en prácticas curativas, rituales y de purificación. Se recomienda tener una sábila en la entrada del hogar. Olvídate de los cactus.
  • El sol es un purificador natural de energías negativas. Abre las cortinas y deje que la los rayos del sol inunden su hogar.
  • Abra todas las ventanas si es posible y deje que el aire fresco entre libremente. La correcta ventilación es muy importante, el aire se debe renovar todos los días. En ventanas se pueden colgar protectores, una cruz, o una estrella de cinco puntas, el símbolo del yin y yang. En antiguas culturas se utilizaban las herraduras de caballos colgadas para protección.
  • No acumule cosas. Dona la ropa en buen estado, regala los zapatos que no uses y descarta los objetos que ya no utilices comúnmente. Recoge los papeles que ya no necesites. Asegúrese de organizar la casa frecuentemente. La energía tiene que fluir libremente en donde habites.
  • Saca los colchones en donde duermes, cada dos o tres meses. Déjelos lado de una ventana abierta, en un día soleado. Voltéelos cada hora y pásales inciensos para eliminar energías malas. Y no olvides comprar almohadas nuevas cada seis meses, aproximadamente.
  • El hielo, en los rincones, ayudará a eliminar esas malas energías que puedan estar en casa. Si vino una visita cargada de mala energía, si llegó algún familiar con problemas, ese lugar se comienza a cargar de energía tóxica. Nuestras casas y los espacios en los que nos desenvolvemos, toman la energía de las personas que llegan a ese lugar.
  • La música clásica tienen una vibración alta que equilibra la energía del ambiente. Escucha una música instrumental para relajarte. Con esa música ideal lograrás equilibrar tu mente y espantar todo lo negativo.
  • Las frutas sirven para eliminar malas energías, por eso recuerda siempre tener frutas frescas en tu escritorio, en la mesa del comedor y en la cocina. Coloca unas manzanas, unas mandarinas o unas naranjas
  • Si acumulamos cosas viejas, inútiles, rotas en nuestra casa, las energías negativas se quedan en nuestro mundo cotidiano. Los malos espíritus se alojan en estos lugares alimentándose con cada emoción o pensamiento negativo. Esto nos afecta, nos hace sentir de mal humor y sin energías. Además, surgen muchísimos conflictos de comunicación. Dormiremos mal, y nos dolerá la cabeza.
  • Coloca bellas lámparas encendidas y ventiladores en lugares oscuros. Ubica las lámparas en las esquinas para generar un cambio de energía. Así no tendrá espacios oscuros donde se pueda concentrar las malas vibras.
  • Podemos armonizar los lugares y las cosas que nos rodean usando Feng Shui, y otros métodos. Utiliza conscientemente los colores.
  • Bendice y purifica las cosas viejas heredadas. Los objetos absorben energías ajenas. Y se deben limpiar con incienso y agua de sal de mar fuera de casa.
  • Imagínate una burbuja que cubre todo tu hogar, que lo protege de todo negativo, lo aísla. Visualiza que dentro de esa capsula todo estará en armonía perfecta.
  • Lava con agua tu carro, tu bicicleta, tu casa, tu mascota y báñate. ¡El agua purifica!

Susan Castro Rodríguez
http://letralia.com/firmas/castrorodriguezsusan.htm

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies