¿Qué es el Ego y Cómo Liberarse?

Absorbidos por el Ego

Desde que nos sentimos desterrados por venir del pecado, nos desconectamos de la fuente y, para liberar este sentimiento de culpa y de falta de identidad, nace el ego buscando ser aceptado y querido.

Crea un universo propio con el Yo Soy. Yo soy hombre o mujer, vegetariano o carnívoro. Y yo soy de tal nacionalidad, de tal equipo de fútbol, partido político. Yo soy de esta profesión, tanto gano, tanto tengo, etc.

Cuando se encuentra con otro “Yo Soy”, empiezan las comparaciones y la defensa de lo que siento. Juega a mentir para ser aceptado, para gustar, ganar y resaltar.

El ego oculta todo lo que cree que lo posiciona mal. Así arma su parte oscura o errónea, va directo a almacenarse en el subconsciente.

Y, desde ahí, es de donde percibimos las cosas y las personas con más zonas oscuras y un ego mayor. Nos sentimos mal con otros, proyectamos celos, inferioridad. Y teñimos todo con la crítica y el juzgamiento.

¿Cómo se comporta el Ego?

El ego no quiere saber nada de cambios. Crea culpa afuera y no le gusta la responsabilidad de sí mismo y sus actos. Buscará mil escusas para estar justificado y no hacerse cargo de nada. “Yo estaba pasando un momento terrible”… “Si no me hubiera hecho enojar”… “Después de cómo es él, viene a decirme a mí”…

Al principio de una relación, se complementan y vibran en frecuencia. Frente a la incompatibilidad, se rechazan y el ego jugará de víctima y no deresponsable. “Si tú fueras como cuando te conocí, yo…”… “Y si tú hicieras tal cosa, yo funcionaria de tal otra”… “Si tú no me respondieras, yo no usaría ese vocabulario”… etc.

¿Cómo es su supervivencia?

El ego y el miedo van juntos, viven gracias a las culpas y al victimismo. El ego es muy sutil y suspicaz, entra por la culpa para tapar las propias, que le hacen sentir inferior, con los sacrificios que redacta para la manipulación.

Así, sin tener tiempo para tomar conciencia, esto crece paralelo al fracaso. Las artimañas del ego terminan haciendo lo que creen para el afuera y no lo que desean para sí. Aguantan relaciones y entornos tóxicos, por estar amarrados al ego, propio o del entorno.

Otro grupo son los que experimentan soledad, vacío, miedos, angustia y se vuelven demandantes, exigentes y manipuladores para llamar la atención. Nadie puede hacer nada, sólo la toma de conciencia propia.

¿Qué es el Ego y Cómo Liberarse?

El dinamismo del ego

Nos enseñan a reaccionar por lo que sentimos internamente, aunque seamos todo lo opuesto externamente. Al ego lo pone muy mal si lo sacan de lo que siente o cree, y mucho peor si le hablan de cambios. Sólo está calmado con quienes le den la razón y que se adecuen a él los demás.

El ego siempre te dará palos por todos lados, porque no es feliz. Ni está contigo para que lo seas: hagas o no, de todas formas te creará culpa y desazón, siempre te hará competir, compararte, ofenderte, intoxica todo con juicios, envidias.

Hace para recibir algo, que si no es así te lo hará saber, no son más que proyecciones propias de su existencia. Si le sigues obedeciendo matará tu esencia, te destruirá y alejará de todos. Pero lo más fundamental es que te será muy difícil conectarte con la razón y la realidad.

Irrealidades del ego

Proyecta todo fuera de él, tiene miedos. Se basa en el juzgamiento, acusa, opina sin sabe. Habla de todo y todos para sentir el control y satisfacción. Vive de los derechos y alejado de los deberes, vive exigiendo, justificándose.

Mantiene el pasado, es su arma. Sueña con futuros que nunca ejecutan, necesita estar preocupado. Es holgazán, siempre haría más y mejor lo que otros hicieron. Vive en lo temporal y de consumo inmediato.

Le encanta las recompensas inmediatas, es cómodo. No tiene presente el esfuerzo y sacrificio ajeno. Vive a la defensiva, intranquilo y preocupado, porque lo quiere controlar todo.

Dejar de ser dirigidos por el ego

Preguntarse

¿Para qué? Aguanto esto, sigo con esto, tolero este trato, etc.

¿Por qué? Esto está aquí, me sucede esto, yo di tanto y obtengo poco, etc.

  • Dejar de ver problemas en todas partes.
  • Salir del control, querer que todo se haga de determinada manera.
  • Erradicar la culpa cuando algo no salió acorde a lo esperado.
  • Cambiar los estados negativos y los prejuicios.
  • Alejarse de las críticas y las calumnias.
  • No ensuciar la mente con chismes, habladurías innecesarias.
  • Deshacerse de la vara de los juicios y opiniones a otros, y las polarizaciones sobre el bien y el mal.
  • Salir del posicionamiento de tener la razón y la absoluta verdad.

Pensar que la diversidad se acepta y se respeta, se comprende desde el entendimiento. Que todos hacen y ven como pueden. Nada está mal ni bien, y que nadie es poseedor de la verdad, ni yo tampoco. Sólo diferente enfoque de una misma situación.

Ir con el ego por delante no nos edifica en nada y, con el tiempo, destruye todo. Si andas con problemas financieros, familiares, amorosos, busca en tu interior las respuestas para calmarte. Tú eres el reflejo de lo que ocurre diariamente.

Agradecida por todos los lectores, orgullosa de poder colaborar con el despertar de la conciencia. ¡Gracias, Gracias, Gracias! Su colega de viaje,

Autora: Mariana Pedrero

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies