¿Estamos Programados para sentir Culpa?

¿Qué es el sentimiento de culpa? Poseemos, generosamente hablando, un 5% de conciencia y un 95% de subconsciente. Por esta razón, no podemos decir que todas nuestras decisiones son conscientes y libres.

Sin duda alguna, este mayor porcentaje se compone de nuestra programación. Desde que estamos en el vientre y hasta los tres años, estamos en un estado delta, de hipnosis. Por esa razón, sólo grabamos todo lo escuchado, visto y vivido. Todo tiene su base en culpas y pecados…

El origen de la culpa

Nacemos culpables, ya que llevamos el sello de venir del pecado original. De lo enfadado que está Dios con los humanos, desde Adan y Eva, y cómo los expulsó del paraíso. Debo hacer mucho para demostrar que soy buena persona y ser aceptada. Así nos van forjando y castrando.

El dinamismo de la culpa

Para aliviar el sufrimiento de la culpa, usamos el sacrificio, ya que inconscientemente debemos pagar. “¿Así me pagas después del sacrificio que yo hice por y para ti?”

Creamos deuda por los supuestos favores que, algunas veces, nunca quedan saldado. Luego hacemos muchas cosas que no queremos, sólo para que nos vean buenos y nos acepten y, si no obtengo ese resultado, se lo endoso al otro.

Ahí aparece el ego, experto en no hacerse cargo y culpar al otro. Sólo es un contra ataque por la gran culpa que tenemos gravada.

¿Estamos Programados para sentir Culpa?

Las adicciones más comunes

El sacrificio:

Si amas, tienes que sufrir y sacrificarte, sino no amas de verdad. “Yo sacrifiqué mi vida por ti y tú pasas de mí”

Crear deuda, estas personas buscan con quien proyectarse para no morir en la desesperación que les provoca la culpa y la necesidad de sacrificio.

La manipulación:

Sus favores quieren que se computen para no sumar más culpas. Para no entrar en colapso emocional, van al pasado a buscar qué subir a la balanza y equilibrar el error.

“Tampoco es para tanto, tú millones de veces me lo has hecho y yo te lo he perdonado”. Crear culpa en el otro hace dominar su voluntad.

Las disculpas:

Se utiliza para crear pena, para ser merecedor de más paciencia, porque eso sería ser amado.

“Cariño, no volverá a suceder”… hasta la próxima. Así pasan años, dando pena y creando culpa si intentan terminar con esa relación.

El juicio:

Todavía se sigue haciendo sentir culpable a la víctima en una violación: “¿Qué hacía una niña de bien a esa hora?”, “¿Con esa ropa mostrando todo y no quería que la toquen?”

Los juicios es una de las maneras de alejarnos de los demás, del entender, respetar y aceptar sin enjuiciar.

Nos enseñaron a proyectar la culpa afuera y, a su vez, a acumularla. Cuando te sientes pecador, no odias tus pecados, sino a ti mismo. La culpa nos anula, paraliza y, con el tiempo, nos oxida. Nos convertimos en grandes enjuiciadores.

¿Cómo trascender la culpa?

  • Siendo conscientes de nuestra programación.
  • Dejar el juicio para no alimentar las culpas.
  • Comprender. Nos haría caer en la realidad de que no había nada que perdonar.
  • Abandonar el ego, que nos aleja de la madurez emocional.

Dejar de creer que todo lo que sentimos (culpa, resentimiento, fracaso, frustración, inferioridad, vacíos) es provocado por un agente externo. Y aceptar que está en nuestra programación familiar, social, credo o cultura. Yya no necesitaremos donde proyectarnos, pasaremos a prestar atención a todo lo que nos rodea para ver a esa programación y entender lo que nos produce.

Pasaremos a tener una vida más profunda, avanzaremos sin tanta carga emocional, disfrutando y dando gracias por despertar y ver la vida tan maravillosa, con toda su diversidad.

Autora: Mariana Pedrero

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies