La Historia del Lápiz: reflexión y enseñanza

«La historia del lápiz» es un breve cuento de Paulo Coelho que nos regala 5 enseñanzas de vida. Disfruta de esta reflexión y su mensaje!

Reflexión y Enseñanza de «La Historia del Lápiz»

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:

- ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:

- Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:

- ¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo le respondió:

- Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.

Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano, a la que yo llamo Dios, siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.

Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.
La Historia del Lápiz: Nada es perfecto, por eso los lápices tienen borrador.

Moraleja

Esta pequeña historia, encierra una enseñanza tremenda para nosotros como personas, como líderes de nuestra familia o nuestra organización, como miembros de una comunidad, como seres humanos.

El primer punto hace alusión a la espiritualidad, a aquella energía creadora que algunos llaman Dios, otros Universo, y así adopta diferentes nombres. Es esa entidad que te acompaña en tu camino y te guía a través de él.

El segundo punto, hace referencia a que nada es fácil en la vida, todo proyecto requiere sacrificios, toda misión puede verse inmersa en circunstancias a veces no favorables, a que aprenderás de las derrotas. Los fracasos son los que te enseñarán a hallar el camino correcto.

El tercer punto habla de la humildad, de reconocer tus errores, de enmendar aquellos que alguna vez haya causado daño a los demás. Pero también tiene mucha relación con el punto anterior, porque te permitirá corregir el camino.

El cuarto punto habla de tu esencia, de lo que tú eres, de lo que realmente vales, habla de tu espíritu. De que es más importante el ser que el tener o el parecer.

El quinto punto se refiere a dejar huella, a cumplir tu propósito, a dejar un legado que permita que tu paso por la tierra no haya sido en vano. Habla de tener fe en lo que haces, para que esta sea el motor que te impulse a lograr lo que te hayas propuesto.

Te invitamos a seguir leyendo «El Camino de la Vida (reflexión)».

Y visita nuestro Canal de YouTube!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies