Estimuladores Psíquicos: Herramienta efectiva para utilizar más y mejor nuestra mente

Una forma sencilla y efectiva para enfrentarnos con éxito a las situaciones conflictivas por resolver es haciendo preguntas a nuestra Mente Superior, precedidas por uno de los siguientes estimuladores psíquicos: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué?

Ya tenemos el arsenal. A manera de ejemplo, vamos a buscar varias de las situaciones a resolver, utilizando la técnica de las preguntas. Elije el título de tu interés haciendo clic sobre él, y te redireccionará a otra página con mayor información:

Situación 1: Trastorno de Salud

Situación 2: Falta de Dinero

Situación 3: Autoestima

Situación 4: Adicciones y Hábitos Negativos

Situación 5: Trastornos de Personalidad

Situación 6: Cambiar el Entorno Físico y Conseguir lo que Deseas

Situación 7: Cambio Personal

Situación 8: Crecimiento Humano y Espiritual

Situación 9: Hábitos

Situación 10: Consciencia Familiar

estimuladores-psiquicosToda clase de situaciones conflictivas por resolver, puedes enfrentarlas exitosamente con la formulación de preguntas enmarcadas en este molde de estimuladores psíquicos. No le pongas límite a tu capacidad de plantear interrogantes. Las preguntas son los rayos láser de la conciencia.

Puedes preguntar también: ¿Con qué? ¿Para qué? ¿Por qué? ¿De donde? ¿Qué consecuencias traerá? ¿Qué otras alternativas hay? ¿Qué es lo peor y/o mejor que puede pasar? ¿De dónde viene esto? ¿Para dónde va? ¿Cuál? En algunos momentos bastará con plantearnos los interrogantes: ¿Qué, cuál y cómo?

Para obtener cuanto usted quiera en forma rápida y fácil. Porque el primer requisito para obtener cuanto usted quiera es el de saber qué quiere, cual es su meta. Y saber qué es lo que usted quiere es el primer paso para lograrlo. Luego viene la necesidad de elegir, de decidir cuál camino seguir, cuál acción realizar, cuál grupo es el mejor, cuál vecindario es mejor, cuál persona me conviene como socio, ¿cuál?, ¿cuál? ¿Cuál? Debe efectuar una elección y decidir hacer algo. Si elige no hacer nada pues simplemente será eso, nada.

Habiendo ya escogido Ser y decidido hacer hay que plantearse ¿cómo lo voy a lograr? ¿Qué tengo que hacer? ¿Qué recursos necesito? ¿Qué personas, entidades u organismos me pueden ayudar? ¿Qué debo pedir y cómo debo pedirlo? ¿Cómo puedo tener acceso a la información que necesito para conseguir lo que quiero? ¿Cómo puedo usar más y mejor mi mente para ser más sabio? ¿Cómo? ¿Cómo? Si queremos cambiar nuestra calidad de vida debemos cambiar las preguntas que nos hacemos.

En este momento ¿Qué preguntas nuevas podrías hacerte para encontrar respuestas nuevas que mejoren tu calidad de vida ya? Piensa que no son sólo las preguntas que te haces sino también las que no te haces las que configuran tu destino. Y formúlate preguntas que tengan el poder de levantar tu estado de ánimo positivo. El cambio en el tipo de preguntas que te haces puede cambiar profundamente tu calidad de vida. Si no consigues enseguida las respuestas que buscas, sigue preguntando, con otras variantes, hasta que obtengas las respuestas.

Permite que los pensamientos bombardeen tu mente porque de esta manera también se activan los centros psíquicos superiores en busca de las soluciones. También puedes escoger conscientemente una solución específica a un problema determinado y mantenerla en la pantalla mental pidiendo al subconsciente mayor información y orientación.

Recuerda que la diferencia entre un sabio y una persona corriente es que el sabio usa más y mejor su mente. Hazte siempre preguntas de calidad. Las preguntas son la respuesta.

¿Qué piensas de todo esto? Por favor, déjanos tu comentario 🙂

Compártelo!

2s comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.