7 Técnicas de Relajación (2/7)

SEGUNDA TÉCNICA DE RELAJACIÓN

7-tecnicas-de-relajacion-2Para practicar el segundo ejercicio póngase de pie con los brazos caídos a lo largo del cuerpo, la cabeza levantada y la barba ligeramente hacia adentro; la mirada fija en un punto colocado al nivel de los ojos a una distancia aproximada de dos metros. El cuerpo debe estar en perfecto estado de laxitud, pero la columna vertebral firme y erguida. El peso del cuerpo descansará sobre la planta de los pies y se ha de balancear graciosamente sobre la punta de los pies; para lograr esta posición fácilmente, hágase un movimiento de vaivén de delante atrás sin permitir que el peso del cuerpo se apoye en los talones. Téngase la boca cerrada y los dientes separados, la punta de la lengua tocando los dientes como en el primer ejercicio.

Para relajar el cuerpo, al principio de este ejercicio es suficiente desalojar el aire de los pulmones y hacer una ligera flexión con las rodillas. El peso del cuerpo descansará entonces sobre la planta de los pies y las piernas serán flexibles y elásticas. Demasiada rigidez en las piernas, se comunica a toda la actitud y provocan determinadas tensiones en las vísceras abdominales.

Después del ejercicio preliminar qué se describe en la primera lección y ya en estado de relajación, debe detenerse el aliento durante tres o cuatro segundos y mientras se inhala y siguiendo intuitivamente la corriente del aliento, levántese el cuerpo suavemente cargando el peso sobre la punta de los pies, inhálese por espacio de siete segundos; en seguida bájese el cuerpo a su primera posición exhalando al mismo tiempo durante otros siete segundos. Al inhalar debe cerrarse las manos gradualmente con más fuerza, pero sin tensión de los músculos ni apretar los dientes. Al exhalar ábranse las manos al mismo tiempo que se baja el cuerpo. Aunque los talones toquen al suelo no debe cargarse el peso del cuerpo sobre ellos. Al principio no debe practicarse este ejercicio más que dos veces diarias por espacio de tres minutos cada vez. La hora más favorable es por la mañana al levantarse. No hay inconveniente en que se practique inmediatamente después del primero con tal que éste se haya practicado durante dos semanas cuanto menos y que se ejecute con facilidad la Respiración Individual. Este ejercicio no debe practicarse después de las comidas.

Cuando se haya conseguido acostumbrarse a balancear el cuerpo de delante atrás y el ejercicio se practique perfectamente puede introducirse en él una modifición para poder practicarlo mientras se pasee. Al inhalar, dése unos pasos durante los siete segundos que dura la inhalación, seguidamente y sin dejar de andar, reténgase el aliento por unos pocos segundos y luego hágase la exhalación, como queda explicado. Después de adquirir práctica en estos movimientos y ejercicios se podrá apreciar su gran importancia y valor; ayudan a restablecer generación de corrientes eléctricas en la región de los pies, de las que depende en gran parte el sentido del oído.

En un pequeño pueblo de antiguo conocido, sucedió una mañana que un niño de pecho tuvo vómitos y se puso gravemente enfermo. Una vieja vecina que se hallaba presente en el momento de la ocurrencia, contó a su hija lo sucedido, haciendo la observación de que los vómitos del niño eran negros como un cuervo. Por la tarde de aquel día memorable, la hija visitó a sus amigas y les refirió el extraño suceso de un niño que había vomitado un cuervo. La noticia causó sensación y muchos de los presentes convinieron ir por la noche a casa de la vecina para que les informara mejor de tan extraordinario acontecimiento. La pobre mujer, con la emoción y excitación que le produjo la inesperada visita, refirió la historia de un niño que había vomitado tres cuervos.

Por mala inteligencia la verdad se exagera y altera muchas veces, sin deseo ni mala intención por parte de nadie, de agregar algo nuevo al hecho original. Cuando el sentido del oído haya alcanzado mayor desarrollo y perfección se entenderá y compranderán mejor las cosas y no se estará expuesto a referir sucesos que han sido muy cargados de color. No debemos formar juicio de lo que sólo conocemos por rumores ni ocuparnos de vidas ajenas. Ocupémonos de mejorar la nuestra y un día comprenderemos las glorias de la existencia.

Fuente: www.mazdeen.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies