"¡El Éxito Financiero es Mío y lo Acepto Ahora mismo!"

Tratamiento Metafísico para la Prosperidad – Día 5

The Lotter

Introducción: Decretos y Afirmaciones Positivas

Transcríbelo en un cuaderno propio a primera hora del día.

Yo (mi nombre y apellido) abro mi mente a la Prosperidad. Mi prosperidad depende únicamente del Universo en mí.
Yo (mi nombre y apellido) no dependo de ninguna persona, ni de ningún evento fuera de mí para mi Prosperidad.
Todas las personas están en mi vida para hacerme prosperar y Yo (mi nombre y apellido) las bendigo.
Pero yo (mi nombre y apellido) reconozco que ninguna de ellas es mi fuente de Prosperidad. Mi única Fuente de Prosperidad es el Universo en mí.
La Abundancia del Universo en mí se mueve, fluye a través de mí Aquí y Ahora haciéndome prosperar interna y externamente.
Yo (mi nombre y apellido) soy el Hijo rico y afortunado de un Rico Universo y me permito a mí mismo prosperar entregando, al Universo en mí, mi miedo a ser una persona exitosa y con mucho dinero.
Yo (mi nombre y apellido) quiero sanar mi mente de todo pensamiento de limitación o escasez.
Yo (mi nombre y apellido) le entrego al Universo en mí toda mi personalidad egoísta y todas las ataduras y adicciones de mi ego.
Entregando las ilusiones de mi ego, soltándolas totalmente, me libero de ellas para hacer espacio para los regalos del Universo.
Yo (mi nombre y apellido) soy definitivo y preciso con el Universo sobre mi Prosperidad para que el Universo sea definitivo y preciso en manifestarla para mí.
Yo (mi nombre y apellido) creo y manifiesto para mí un Hogar perfecto, en el lugar perfecto, mi hogar seguro, totalmente rodeado del Amor Universal en mí y en todos los que llegan.
Yo (mi nombre y apellido) entrego totalmente mi pasado, con todas las personas y experiencias envueltas en él.
Yo (mi nombre y apellido) entrego toda mi vida al Universo en mí y confío plenamente en él.

Lectura del Día

Aumentando la vida, Parte I

Debes deshacerte de todo vestigio pasado y de la vieja idea de que hay una Deidad cuyo deseo es que seas pobre, o cuyos propósitos pueden estar al servicio de mantenerte en la pobreza.

La SUSTANCIA INTELIGENTE que es TODO, y EN TODO, que vive EN TODO y vive en ti, es una SUSTANCIA deliberadamente VIVA.

Siendo una sustancia deliberadamente viva, debe tener la naturaleza y el deseo inherente de cada inteligencia viva para el incremento de la vida.

Cada ser vivo debe pedir continuamente la expansión de su vida, porque la vida, en el mero acto de vivir, debe aumentarse.

Una semilla que caiga a la tierra, comienza con su actividad, y en el acto de vivir produce cientos más semillas; la vida, al vivirla, se multiplica.

Esto siempre se hace MÁS; esto debe ser así, si sigue siendo en su totalidad. La inteligencia tiene esta misma necesidad de aumento continuo.

Cada pensamiento que pensamos es necesario para que nosotros pensemos otro pensamiento. El conocimiento continuamente se amplía. Cada hecho que aprendemos nos conduce al aprendizaje de otro hecho.

El conocimiento continuamente aumenta. Cada talento que cultivamos trae a la mente el deseo de cultivar otro talento.

Estamos sujetos al impulso de vida, buscando la expresión que siempre nos conduce a saber más, a hacer más, y a ser más.

Para saber más, debemos hacer más, y para ser más debemos tener más; debemos tener cosas para usar, para aprender, y superarnos: sólo usando cosas.

Debemos enriquecernos o prosperar económicamente para que nosotros podamos vivir más. El deseo de riqueza o prosperidad es simplemente la capacidad para la búsqueda de una larga vida, intentando su cumplimiento.

Cada deseo es el esfuerzo de una posibilidad no expresada de entrar en acción. Es este poder que intenta manifestarse, el que causa el deseo.

Lo que te hace desear tener más dinero es lo mismo que hace crecer a la planta; es la VIDA, buscando la expresión más completa.

El que VIVE la SUSTANCIA debe estar sujeto a esta ley inherente a toda la vida; esto es, impregnado con el deseo de vivir más; por eso es necesario crear cosas.

La SUSTANCIA ÚNICA, desea vivir más en ti; por eso quiere que tengas todas las cosas que puedas usar. Este es el deseo del Universo: que seas rico o próspero económicamente.

Él quiere que te enriquezcas o prosperes económicamente. Porque Él puede expresarse mejor en ti si tienes muchas cosas para usar y expresarte con Él.

Él puede vivir más en ti, si tienes un control ilimitado del significado de la vida. El Universo desea que puedas tener todo que quieres tener.

  • La naturaleza es amistosa con tus proyectos.
  • Todas las cosas son, naturalmente, para ti.
  • Convéncete de que esto es verdadero.
  • Es esencial, sin embargo, que tu propósito armonice con el propósito que está en TODO.

Debes desear una vida verdadera, no el mero placer de la satisfacción sensual. La vida es el rendimiento de cada función.

Y el individuo realmente vive sólo cuando él realiza cada función física, mental, y espiritual, de las que es capaz, sin excederse en ninguna de ellas.

No quieres enriquecerte o prosperar económicamente para vivir ávidamente, ni para la satisfacción de tus deseos animales; eso no es la vida.

El funcionamiento de cada función física es parte de la vida, y nadie vive completamente si niega los impulsos del cuerpo dentro de una expresión normal y sana.

No quieres enriquecerte o prosperar económicamente únicamente para disfrutar de placeres mentales, conseguir el conocimiento, satisfacer la ambición, eclipsar a otros, o ser famoso.

Todos esos deseos son una parte legítima de la vida, pero el hombre que vive sólo para los placeres del intelecto, sólo tendrá una vida parcial, y nunca verá satisfecha la totalidad.

No quieres enriquecerte únicamente para el bien de otros, perderse por la salvación de la humanidad, experimentar las alegrías de la filantropía y el sacrificio.

Las alegrías del alma son sólo una parte de vida; y no son mejores o más nobles que cualquier otra parte. Quieres enriquecerte o prosperar económicamente para poder comer, beber, y estar alegre cuando sea el tiempo para hacer esas cosas.

Para que puedas rodearte de hermosas cosas, ver tierras distantes, alimentar tu mente, y desarrollar tu intelecto. Para poder amar a todo ser viviente y hacer cosas amables, y ser capaz de jugar un buen papel para ayudar al mundo a encontrar la verdad.

Pero recuerda que el extremo altruismo no es mejor, como tampoco es más noble el egoísmo extremo; ambas posturas son erróneas.

Deshazte de la idea de que tu Deidad quiere que te sacrifiques por otros, y que puedes congraciarte con Él por actuar así.

Tu Deidad no quiere esa clase de cosas. Lo que quiere es que aproveches el máximo de ti mismo, para ti, y para los otros. Y puedes ayudar más a los otros aprovechando el máximo de ti mismo, que de cualquier otro modo.

Puedes hacer lo mejor, sólo haciéndote rico o prosperando económicamente; entonces está bien y es loable que pongas tu primer y mejor pensamiento en el trabajo de adquirir riqueza o prosperidad económica.

Recuerda, sin embargo, que el deseo de SUSTANCIA es para TODO, y tus movimientos deben ser para dar más vida a todos.

No puede ser hecho para disminuir la vida de nadie, porque esto es igual para todos en su totalidad, en la búsqueda de la riqueza (o prosperidad económica) y la vida.

"¡El Éxito Financiero es Mío y lo Acepto Ahora mismo!"
«¡El Éxito Financiero es Mío y lo Acepto Ahora mismo!»

Ejercicio

Mis Deudas de Prosperidad

Escribe en tu cuaderno cada una de tus deudas financieras. Escribe concepto (o detalle) y monto. Luego, suma todo para obtener el monto total.

Puedes agregar deudas personales. Por ejemplo: si te quedó algo pendiente como un viaje, un regalo, la compra de un auto (carro), de una casa, etc.

Siéntete libre no sólo de agregar las deudas financieras, sino también aquellas deudas que remiten a deseos, metas u objetivos que han quedado postergados.

De alguna manera, son deudas, porque son deseos que no fueron realizados por falta de dinero. Entonces el Universo lo entiende como deuda.

Agrega todo lo que tengas para agregar y hazlo con Amor. ¿List@? ¡Manos a la obra!

Cierre: Tratamiento de Sanación Interior para la Prosperidad

Lee en voz alta, entre 1 a 3 veces por día.

¡Yo (mi nombre y apellido) estoy abiert@ y soy receptiv@ a ideas nuevas maravillosas!
¡Permito que la Prosperidad entre en mi vida en un nivel en el cual nunca entró!
¡Merezco lo mejor y estoy dispuest@ a aceptarlo!
¡Mis ingresos aumentan constantemente!
¡Dejo la pobreza de pensamientos para entrar en la Prosperidad de Pensamientos!
¡Me amo a mi mism@, y me regocijo en quien soy, porque sé que la vida está aquí para mí y me proporciona todo lo que necesito!
¡Me muevo de éxito en éxito, de alegría en alegría y de abundancia en abundancia!
¡Tengo el poder de quien me creó, y expreso para mi mism@ la grandeza que soy!
¡Soy una expresión de la vida, divina y magnifica y estoy abiert@ y receptiv@ a todo lo bueno!
¡Así Es! ¡Gracias, gracias, gracias Amado Universo!

Bibliografía

Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.