Autoestima: Todavía No Estoy Bien (Parte 13)

Adicto a tus Defensas

Puedes convertirte en adicto a las defensas psicológicas de la misma forma en que hay personas que se hacen adictas al alcohol.

Al principio la defensa ayuda a anestesiar algunos de los niveles más profundos de ansiedad y dolor.

Como funciona y puedes contar con ella, vuelves una y otra vez a la misma estrategia para arreglártelas.

Después de un tiempo, tienes voluntad de tolerar muy poco de la ansiedad o dolor original antes de recurrir a tu defensa.

De la misma forma que un alcohólico vuelve otra vez a beber, una y otra vez huyes, atacas a los demás o te atacas a ti mismo a la primera señal de ese sentimiento de estar mal.

Ejercicio: Reconociendo las defensas adictivas

Escribe una lista de tus defensas y explica cómo puedes superarlas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies