¿Te Comió la Lengua el Gato? (Reflexión)

Esta expresión milenaria, viene del castigo a los soldados vencidos les sacaban las lenguas para dárselas de comer al gato del Rey, en Sira hace más de 2.500 años.

Otras leyendas que surgen en la Edad Media, dice que a los mentirosos les crecían las lenguas y al verlas los gatos se las arrancaban.

También, existe la versión de la peste bubónica en la Europa Medieval, a los enfermos que no podían respirar les arrancaban la lengua y se las  daban a los gatos.

Algunas personas consideran que es una leyenda o un mito el poder de las brujas, visto como una amenaza y lo declaraban herejía. Las brujas eran condenadas a muerte.

Antes de que esto ocurriera la bruja le ordenaba a su gato: » a controlar su lengua”. Y le preguntaban a la víctima: “¿Te comió la lengua el gato?”.

Por lo tanto, existen muchas razones para guardar silencio y escuchar con atención.

LAS TRES BARRERAS Llegó un discípulo de Sócrates con él, y le dijo:  Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia….  Sócrates lo interrumpió, diciendo:  Espera ¿Ya hiciste pasar a través de las tres barreras, lo que me vas a decir?  ¿Las tres barreras?  Sí –replicó Sócrates -, la primera es la VERDAD. ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que quieres decirme, es verdadero en todos sus puntos?.  No, lo he oído decir a unos vecinos….  Pero al menos lo habrás hecho pasar por la segunda barrera, que es la BONDAD. Lo que quiere decir. ¿es por lo menos bueno?  No, en realidad no, al contrario….  ¡Ah!  – interrumpió Sócrates -, entonces vamos a la tercera barrera. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?.  Para ser sincero, no. Necesario no es.  Entonces – sonrío el sabio -, sin no es VERDADERO, ni BUENO, ni NECESARIO… sepultémoslo en el olvido.
LAS TRES BARRERAS
Llegó un discípulo de Sócrates con él, y le dijo:
Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia….
Sócrates lo interrumpió, diciendo:
Espera ¿Ya hiciste pasar a través de las tres barreras, lo que me vas a decir?
¿Las tres barreras?
Sí –replicó Sócrates -, la primera es la VERDAD. ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que quieres decirme, es verdadero en todos sus puntos?.
No, lo he oído decir a unos vecinos….
Pero al menos lo habrás hecho pasar por la segunda barrera, que es la BONDAD. Lo que quiere decir. ¿es por lo menos bueno?
No, en realidad no, al contrario….
¡Ah! – interrumpió Sócrates -, entonces vamos a la tercera barrera. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?.
Para ser sincero, no. Necesario no es.
Entonces – sonrío el sabio -, sin no es VERDADERO, ni BUENO, ni NECESARIO… sepultémoslo en el olvido.

¿Quién decodifica tu historia?

Si llevamos esto al ámbito laboral y empresarial, podemos afirmar que gracias a las redes sociales y la comunicación digital el emisor es mejor entendido.

Podemos recopilar y clasificar la información por atributos o temáticas. Podemos ver con claridad indicadores  de la opinión pública, de la psicología  y sociología de la comunicación.

Agrupar los contenidos por targets. Detectar influenciadores de la comunicación. Generar patrones de influencia y sobre todo detectar los temas de interés.

No se asuste si alguna vez pierde su voz. Puede ser una invitación a escuchar con más atención. Usted puede incluso se preguntará si esto es un producto de la imaginación, o es el resultado de pensar demasiado en lo que dice.

Es posible que sea un castigo porque usted habla demasiado. A medida que dejamos de centrarnos en lo externo, escuchamos con atención lo que dicen los demás o dejan de decir al utilizar el lenguaje del cuerpo.

Giramos en el amor. Al escuchar con atención logramos sentir las otras visiones que nos aportan los diferentes discursos cotidianos, desde las distintas realidades.

El lenguaje debe surgir desde corazón. Posee un desarrollo embrionario. Todas las respuestas van hacia fuera. Si pierde temporalmente su voz, el corazón llama la atención.

Afirman que es  miedo a hablar. Y debe existir un  equilibrio en lo que se dice y la dicha de guardar silencio. Aquí, el corazón se hace eco de los mensajes espiritualmente inconscientes.

El cuerpo está enviando a través de dolencias físicas, como la tos, la ronquera y la pérdida de la voz temporalmente. Por otra parte, mucha gente piensa que el proceso de escuchar es automático.

Sin embargo,  saber escuchar en cualquier proceso comunicativo es descifrar y entender aquello que se nos dice. Escuchar activamente es prestar atención a la gente comprendiendo los sentimientos y emociones que se esconden detrás de las palabras.

Susan Castro Rodríguez
http://letralia.com/firmas/castrorodriguezsusan.htm

1 comentario en «¿Te Comió la Lengua el Gato? (Reflexión)»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies