Perdonar para Sanar

Hablemos del perdón, que siempre ha manejado desde el punto de vista del perdonar a los demás. Muy importante, por cierto, pero se ha dejado de lado el que el perdón a nosotros mismos es el primordial y más importante.

Les explico, al momento de poder perdonarnos a nosotros mismos por cualquier cosa que hemos hecho o hemos permitido que nos hagan, podemos soltar ese peso y fluir con la vida.

Liberarnos de los miedos, culpas, temores y poder avanzar hacia donde debemos de ir.

El perdonar se nos ha enseñado que es olvidar algo que alguien nos hizo.

Eso es lo que ha manejado la sociedad, y si no me creen, tomen un minuto y razónelo.

“Perdona a tu primo porque te rompió tu juguete favorito”; “perdona a tu mamá porque no te dejó ir a la fiesta de tu amigo”; esos son los ejemplos del perdón que nos han enseñado.

Pero hoy les hablaré del perdón más allá de esas barreras que han puesto; el perdonar para sanar.

Sí, perdonar para sanar… ¿pero qué es eso?

Es el perdonar desde lo profundo de nuestro ser y permitir a nosotros mismos avanzar y sanar.

El verdadero perdón viene desde adentro hacia afuera, viene de nosotros y debe salir del alma de forma sincera. No puedes decir que perdonas solo para seguir la relación o la amistad, debe de ser sinceramente y así poder seguir avanzando y que estés de lo mejor.

A través de la niñez, de la adolescencia y hasta nuestra adultez, hemos guardado tantos momentos en los que nos hemos sentido ofendidos, dañados, lastimados y puede que si pensamos que lo perdonamos y lo olvidamos, ¿pero realmente fue así?

No nos damos cuenta que esos recuerdos que creemos olvidados realmente nos está afectando ahora mismo.

perdonar-para-sanarHe aquí un sencillo ejercicio:

  • Toma papel y pluma o lápiz.
  • Toma unos momentos y piensa en lo que te afecta actualmente, ¿qué sientes? ¿qué es?
  • Eso te lleva a algún recuerdo que a lo mejor creías ya olvidado y perdonado.
  • Quédate ahí y escribe todo lo que se te venga a la mente
  • Léelo en voz alta o en tu mente.
  • Perdona y suéltalo, déjalo ir; llora si es necesario.
  • Saca todo lo que sientes y permite que realmente sea perdonado ese momento, esas personas o lo que sea que haya pasado. Y agradece porque puedes hacerlo y seguir adelante.
  • Rompe el papel.
  • Repite: me perdono y perdono. Suelto y me libero. Me amo. Y permito que llegue a mí todo lo maravilloso que me merezco. Así es. Gracias.

Te has liberado. Haz perdonado y haz sanado. Estas listo para continuar y permitir que todo lo maravilloso que el Universo/Dios/Vida tienen para ti llegue ya mismo. Aquí y ahora. Te lo mereces.

Jamás olvides que el secreto es creer en ti mismo.

Autora: R. Cristal Alanis G.
Facebook: Sé Positivo, Sé Tu Mismo Y Sé Feliz
Twitter: @SepositivoSetu

Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.