Limpieza y protección contra el «Mal de Ojo»

La utilidad de estos métodos de limpieza y protección consiste en fortalecer nuestros cuerpos para aumentar las vibraciones y rechazar adherencias, pero no pueden hacer lo que nosotros no proyectemos, trabajemos, o limpiemos.

Si alardeamos de logros, lo normal es que nos proyecten envidias, si somos pendencieros o poco respetuosos con el entorno, recibiremos su ira o malos deseos, si, actuamos de forma intransigente con nuestros vecinos, nos miraran con “malos ojos”; si nos metemos en ambientes turbios terminaremos llenos de hollín energético, y si nos involucramos en asuntos deshonestos seremos pagados con la misma moneda.

La ley de causa y efecto dice que cada uno de nuestros actos tiene una consecuencia, y eso es eternamente igual en todo y para todo. Es por eso que debemos ser cuidadosos con nosotros mismos y habremos ganado mucho. Esa es nuestra mejor protección.

Cuando se ha detectado un mal de ojo (Leer: Síntomas del Mal de Ojo y Cómo Detectarlo), lo primero que hay que hacer es limpiar el mismo, y después proteger a la persona para que no la aojen de nuevo.

Baños de Limpieza

Se deben introducir en una bañera estos elementos:

  • Dos cucharadas soperas de Artemisa
  • Una Cuchara sopera de Enebro (O un ramita de enebro fresco)
  • Una cucharada sopera de Ruda
  • Tres pellizcos de Comino
  • Dos dientes de ajo sin pelar y con un corte en medio
  • Un vaso de Agua de Colonia (corriente)

Echar todo en la bañera y meterse en reposo durante 10 ó 15 minutos.

Repetir dos veces por semana durante una semana.

"Bendecir es Bien Decir."
«Bendecir es Bien Decir.»

5 Rituales para curar el Mal de Ojo

1. Aceite y tijera

Un ritual para quitar el mal de ojo muy utilizado y simple.

Productos:
  • Una tijera
  • Un poco de aceite
  • Un plato sopero
Cómo realizar el ritual

Se debe poner la tijera abierta dentro del plato hondo con un poco de agua y mojar el dedo anular de la mano derecha de la persona que ha sido afectada con un poco de aceite. En ese mismo dedo se deben dejar caer más o menos unas siete gotas de el aceite en el agua justo encima de donde esta ubicada la tijera, y mientras las gotas caen se debe recitar la siguiente oración: “con un ojo te he mirado y con dos ojos te han ojeado, pero yo con aceite te he curado”.

Se cree que si las gotas de aceite quedan flotando, entonces es señal de que el hechizo para quitar el mal de ojo ha funcionado, pero en el caso de que las gotas se vayan al fondo del plato, es probable que el mal de ojo este en proceso de curación.

2. Curación del mal de ojo por medio de una vela blanca

Debemos realizar este ritual para curar el mal de ojo por medio de una vela blanca, si se sospecha que alguien en la familia tiene mal de ojo o si todos son objeto de envidias.

Productos:
  • Una vela blanca pequeña
  • Un cuenco con agua
  • Dos puñados de sal
Cómo realizar el ritual

Este ritual, deberemos realizarlo un viernes por la noche.

Echaremos dos puñados de sal gorda o gruesa en el cuenco con agua y removeremos bien.

Después hay que colocar en el agua la vela blanca, poner el cuenco tras la puerta y encender la vela.

Se puede poner también en la habitación de la persona afectada.

Deberá dejarse ahí hasta que la vela se consuma y finalmente tenemos que tirar el agua con sal sobre la tierra o en algún lugar donde haya agua en movimiento.

3. Curación del Mal de Ojo por medio de un mechón de pelo

Con este ritual, especialmente indicado para niños, vamos a curar el mal de ojo mediante un mechón de pelo.

Este es un ritual que, por lo general, se lleva a cabo con niños a los que se supone aojados.

En primer lugar, cortaremos un mechón de pelo de la persona afectada.

Sujetando el pelo entre el pulgar y el índice de la mano derecha, hacer siete cruces sobre la cabeza del enfermo.

Recitando, al hacer cada una de las cruces, la siguiente oración:

“Cordero divino que al mundo viniste quítale el mal a quien se lo diste. En el nombre de la Santísima Trinidad quita el mal a esta criaturita que está en gran necesidad. Si ha sido por la mañana que te lo quite san Juan y santa Ana; si ha sido al mediodía que te lo quiten san Juan y la Virgen María; si ha sido por la tarde, san Juan y la Virgen del Carmen.”

4. Curación del Mal de Ojo por medio del carbón y la sal

Este ritual para curar el mal de ojo mediante la sal y el carbón, deberá prepararlo la persona que crea padecer mal de ojo y se podrá efectuar en cualquier momento.

Este ritual tiene una duración de 21 días.

Productos:
  • Un plato blanco
  • Tres trozos de carbón vegetal
  • Tres cucharadas de sal gruesa
Como realizar el ritual

Tenemos que repetir el proceso tres veces, por lo tanto el total de trozos de carbón será nueve al igual que las cucharadas de sal.

Hay que colocar en un plato blanco los tres trozos de carbón y las tres cucharadas de sal gruesa.

El plato lo dejaremos debajo de la cama, a la altura de la cabeza, y debe permanecer ahí una semana.

Al cabo de siete noches, por la mañana, echaremos los trozos de carbón y la sal en una bolsa o en un papel, teniendo cuidado para no tocar ninguno de estos elementos con la mano.

Antes de las 12 del mediodía, ir a un lugar donde fluya el agua, como puede ser un río o arroyo y arrojar en él el carbón y la sal.

Por la noche, colocar en el plato, debajo de la cama, otros tres trozos de carbón con las tres cucharadas de sal gruesa.
Este ritual se deberá realizar tres semanas seguidas, es decir, un total de 21 días.

5. Curación del Mal de Ojo por medio del agua de lluvia

A la hora de realizar este ritual para curar el mal de ojo mediante el agua de lluvia, debemos aprovechar los momentos en que llueve para recoger toda el agua que sea posible, y guardarla en un frasco.

Productos:
  • Un vaso limpio, que nunca haya sido utilizado
  • Agua de lluvia
  • Tres trozos de carbón vegetal
Cómo realizar el ritual

La ceremonia deberá efectuarse un viernes por la noche.

Hay que poner el agua de lluvia en el vaso y agregar los trozos de carbón vegetal. Después colocaremos el vaso tras la puerta de entrada de la casa y lo dejaremos ahí hasta que los tres trozos de carbón se diluyan.

Para finalizar, lavaremos el vaso y lo guardaremos.

Este vaso no deberá ser utilizado nunca y permanecerá guardado a menos que se quiera repetir el ritual, en cuyo caso podrá ser empleado para ese fin.

Protecciones contra el mal de Ojo

Existe toda una amplia gama de símbolos, que bien individualmente o combinados nos pueden ayudar.

Estas herramientas mágicas “no quitan” el mal de ojo, ni limpian, pero su composición, su forma, su color, y su activación, refuerzan nuestro aura, la cargan de energía y eso hace que nuestros cuerpos sutiles vibren a mayor frecuencia y rechacen los ataques externos. Si tenemos un aura débil o sucia somos susceptibles de que desencarnados se nos enganchen, de que cualquier «lanzamiento” provocado se quede pegado a ella, o de recoger la suciedad energética del entorno.

La utilidad de las piedras y de los protectores, consiste en fortalecer nuestros cuerpos sutiles para subir de vibración y rechazar adherencias, pero no pueden hacer lo que nosotros no proyectemos, trabajemos, o limpiemos.

Si alardeamos de logros, lo normal es que nos proyecten envidias, si somos pendencieros o poco respetuosos con el entorno, recibiremos su ira o malos deseos, si, actuamos de forma intransigente con nuestros vecinos, nos miraran con “malos ojos”; si nos metemos en ambientes turbios terminaremos llenos de hollín energético, y si nos involucramos en asuntos deshonestos seremos pagados con la misma moneda.

La ley de causa y efecto dice que cada uno de nuestros actos tiene una consecuencia, y eso es eternamente igual en todo y para todo. Es por eso que debemos ser cuidadosos con nosotros mismos y habremos ganado mucho. Esa es nuestra mejor protección.

A continuación, citaremos algunos de los elementos más comunes de protección:

  • Peonía mediterránea: Protege contra el mal de ojo.
  • Coral rojo: Aparte de proteger contra el mal de ojo, también protege contra la envidia.
  • Piedra Azabache: Bien sea en bruto o tallado, evita que alguien pueda dañar a su dueño echándole mal de ojo.
  • Piedra Marmaja: Potencia al resto de los componentes en las bolsas específicas para protección.
  • Figas: También se les llama puñetas, y pueden ser de diferentes materiales pero conviene que sea material rompible ya que este acto es lo que indica su protección. Cuando la figa ha recogido, se parte ella sola. Hay que enterrarla en un lugar donde no pasamos nunca y sustituirla por otra nueva.
  • Ojitos: Estos talismanes, en sus múltiples variedades evitan también que nos puedan echar mal de ojo; existen ojitos personales de cristal, de plata, etc, y también existen ojitos mayores para proteger casas y lugares
  • Mano poderosa: Este talismán también evita ser aojados.
  • Espada Santa de Bárbara: Evita principalmente cualquier negatividad que provenga de los enemigos.
  • Rosa de Jericó: Aparte de otra serie de características, tiene la función de absorber energías negativas, por lo que protegerá a los moradores del lugar donde se encuentre de este tipo de negatividad.
  • Cruz de Caravaca: Este es un elemento que por sí solo o combinado con otros nos sirve de gran protección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies