De los Sentimientos – Parte 1

Somos memoria, y eso es lo que marca nuestra personalidad. La memoria de los afectos es muy importante en nuestra vida. Todos tenemos unos sentimientos profundos y otros son como los enfados que se borran enseguida. Existen sentimientos muy contradictorios dentro de nosotros, como el amor y el odio. Y estos hacen inolvidables los recuerdos.

Hay personas muy constantes en los sentimientos como el optimismo, la valentía o la timidez. Y existen otras que son superficiales dependiendo mucho de los estados de ánimo y de las circunstancias que los rodean. En estos casos es clara la influencia de su inteligencia y  la voluntad para lograr sus metas.

El alma, nuestra esencia interior, que nos anima y nos motiva puede usar todos los contratiempos para lograr el bien común.  Enriqueces tu alma aprendiendo cada lección que hay en cada experiencia. Recordándola  en una experiencia similar en el futuro. Las creencias religiosas y  los  buenos hábitos de conducta permiten superar mejor todos los altibajos de la vida. Es maravilloso pensar siempre que somos hijos de Dios.

Muchas veces en el interior de las personas existe un volcán que bulle en agitación y en otras hay una puesta de sol apacible, no siempre se puede provocar o controlar esos estados de ánimo. Muchas tristezas se originan por creencias falsas. Hay alborotos de emociones que nos desconciertan y por esta razón a veces lloramos.

de-los-sentimientos-parte-1Hay miedos que salvan del peligro y otros que hacen caer en él. El miedo nos lleva a la huida. La experiencia de que algo amenaza es lo que nos protege del dolor. Así que busca las metáforas en torno tuyo. Son verdades majestuosas que están envueltas en los acontecimientos más modestos.

A veces, es difícil controlar el amor y el acercamiento a todas las personas que amamos. La apatía y la frialdad de algunas personas pueden causar en nosotros frustración, tristeza y  falta de autoestima. También, el contacto con las envidias, rencores y suspicacias que se anidan en el mundo sentimental pueden desmotivarnos. La depresión es una grave enfermedad del alma. La experiencia de sentirse juzgado mal nos llena de vergüenza y temor a perder el respeto o el afecto de los otros. Sin embargo, guarda en tu corazón esta gran verdad: contar tus bendiciones siempre te ayuda a llevar una vida llena de encanto.

Es terrible la experiencia de sentirse responsable de un acto malo: culpa, quizá sea vergüenza internalizada, le corresponde un remordimiento, mucha pena, arrepentimiento y  contrición. Sin embargo, mirar hacia adelante es lo más importante para vivir bien. Llorar sobre la leche derramada, con todas las explicaciones, justificaciones y confrontaciones que esto implica, no sirve para nada. Reparar tu pasado ya sea reciente o muy distante. Significa una diferencia positiva en tu presente y el de las otras personas. Luego, vuelve a concentrarte en el momento más importante de tu vida: el presente.

Pide lo que quieres. Te sorprenderás con qué frecuencia obtendrás una respuesta positiva. Pídelo en forma educada y directamente a las personas. No se te ocurra decir: “Sé que esto es estúpido, pero pensé que de todas maneras debía preguntar”. Simplemente pregunta y di “gracias” cuando te digan que sí y “gracias de todas maneras” cuando te digan que no. Cuando sientas el rechazo, pregúntale a otra persona. Busca diferentes alternativas para lograr lo que necesitas. La experiencia de pedir algo favorable y útil delata nuestras metas.

SEGUIR LEYENDO LA SEGUNDA PARTE…

Susan Castro Rodríguez
http://letralia.com/firmas/castrorodriguezsusan.htm

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies