Aprender a Florecer

Las personas como las flores tienen la virtud de crecer o florecer cada día.

Los que somos padres, vemos como cada amanecer tu legado, es decir, tus hijos dan un paso más en su camino por la vida. Como avanza en cada momento su intensidad vital por querer descubrir todo lo que está a su alcance con tan sólo tocarlo o a tan sólo un clic.

La luz de sus ojos y expresiones son el reflejo de la intensidad que denota la energía vital que tienen en su interior, de las ganas de aprender y absorber a cada instante, y en cada situación, lo desconocido aún para ellos.

Esa magia que supone para ellos la novedad de una palabra, un gesto, en definitiva es el entusiasmo que les hace FLORECER desde su interior hacia el exterior de la naturaleza.

Por qué digo esto, te preguntarás. La razón se debe a que el tiempo pasa y sólo de ti depende cómo enfoques este tránsito por la vida.

Si quieres ser de los que cada día florece un poco más y te alimentas de alguna novedad en tu vida, o prefieres ir marchitándote poco a poco o a pasos agigantados, sin pretender nada más que la vida sea un páramo yermo sin ilusión, sin esperanza.

Te puede resultar duro que me dirija a ti en estos términos. En ningún instante he pretendido molestarte. No es un juicio por supuesto, aunque si te ha llegado, significa que algo de lo que has leído te remueve y puede ser el momento perfecto para plantearte como estás en estos momentos.

Estarás de acuerdo conmigo que, para seguir FLORECIENDO cada día y cada instante, es imprescindible que des con lo que te “abone” de la forma que te sirva para llegar a ello. Cada uno sabemos que es lo que nos produce esta sensación.

Ahora, leyendo esto puede que no des con ello, tranquilo, has hecho lo más importante: dar el primer paso. Tomar consciencia de ello.

En mi ejemplo, lo que me hace FLORECER es el adquirir más conocimientos a diario. No de una forma masiva y no sólo de un ámbito en exclusiva, sino una simple palabra, hecho, etc., para percibir esa plenitud, poder compartirlo con mis seres queridos y enriquecerles un poco más su vida, y ellos la mía, por supuesto.

Eso me hace FLORECER y tener la sensación de estar aportando en el crecimiento de mis hijos.

Te animo a que hagas una lista con las cosas que te hacen llegar a esa sensación que hemos estado hablando.

Como siempre, ha sido un verdadero enriquecimiento personal el aportarte, si así ha sido, alguna perspectiva diferente de la que tenías hasta ahora.

¡SÉ FELIZ Y SIGUE FLORECIENDO A DIARIO!

Juan María Caballero
Sígueme Aquí en mi Canal de Youtube

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies