El Gran Poder de la Gratitud

¿Te has dado cuenta que cuando haces algo por alguien y te lo agradece, te dan ganas de hacer más? ¿Y cuando tú agradeces? ¿Qué es lo que pasa? ¿Será que da lo mismo si das las gracias o no?

De hecho, dar las gracias es uno de los principales valores que los padres enseñan a los hijos, casi es una de las primeras palabras que aprendemos, entonces dar las gracias sí importa.

Pongamos un ejemplo: Intenta ayudar a ese vecino que parece estar enojado con la vida todos, todos, todos los días y que ni un sólo día lo agradezca.

Tal vez lo hagas porque tu corazón así te lo dicta pero imagina qué pasaría si, al contrario, cada vez que ayudas a ese vecino, él te lo agradece infinitamente y ves en sus ojos tal agradecimiento.

Te aseguro que, cada día al despertar, querrás ir corriendo a su casa y también ayudar cada vez a más personas. Así de poderosa es la gratitud.

Ahora imagina que ese vecino eres tú y que el que da es el Universo (el creador, Dios o en quien tú creas) y qué pasa cuando agradeces: el Universo te da más.

¿De qué? De todo, todo lo bueno llega a tu vida.

¿Y qué es lo que debes agradecer? Absolutamente todo, desde la cama que tienes para dormir, la almohada, el agua, la comida, la casa donde vives, la ropa que estás usando en este momento, los hijos, la salud, el trabajo, etc.

Y el Universo te dará mucho más, más bendiciones. Tal vez hayas leído la frase: “y yo os abriré las ventanas de los cielos y derramaré bendiciones hasta que sobre abunden”.

El Universo sólo está esperando que des el primer paso. ¿Cómo lo harás? Cada mañana, al despertar, sólo di “gracias, gracias, gracias” mientras te levantas y caminas al baño a darte una ducha, sigue repitiendo todo el tiempo que quieras, no es necesario que especifiques a qué le das gracias, sólo dilo y por la noche, antes de dormir, da otra vez gracias, las veces que puedas.

El poder que tienen las palabras es importante pero, en especial, la palabra “GRACIAS” es poderosísima. Si eres de las personas que no se toman el tiempo para una oración (no es que no tengan tiempo, siempre hay tiempo si nos proponemos), con sólo decir “gracias” es suficiente para estar en contacto con el Ser Superior.

Intenta realizar este ejercicio durante unos días, verás el gran  cambio en tu vida, te sentirás, diferente, lleno de felicidad, con más energía y con una paz interior que jamás habías sentido.

Te olvidarás de la enfermedad que está de moda llamada estrés y que la mayoría de las personas la padece y, como consecuencia, tu relación afectiva con otras personas mejorará notablemente, tu rostro se verá diferente, más radiante.

Comienza hoy, prueba unos días, el poder de la gratitud funciona aunque no creas en ella.

Martha Elena Núñez

Compártelo!

1 Comentario en El Gran Poder de la Gratitud

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies