El Día que Te Ames

¿A quién no le ha pasado de buscar un culpable para nuestros problemas, aflicciones, tristezas o miedos? ¿Alguna vez te preguntaste a ti mismo por qué te detienes en ese aspecto de tu vida y no perdonas a esa persona o grupo de ellas que te han lastimado? ¿Acaso piensas que algo se va a modificar estando enojado, aislado, afligido, angustiado y resentido? Todo esto conlleva a un solo lugar: tu enfermedad.

Cuando observas personas dichosas, alegres, sonrientes y contentas… ¿qué ves? Seguramente notarás que poseen la mayoría de las comodidades, una buena situación económica y sentimental, además de un estado anímico positivo para sentirse así. Pero ¿sabes por cuántas situaciones dolorosas han pasado y aún así eligen sentirse bien?

Todos tenemos vidas diferentes, conocemos las mismas emociones y experimentamos realidades distintas en tiempos desiguales. Pero todos, venimos del mismo lugar.

¡Cuánto hay por aprender y qué importante es encontrar en nosotros mismos nuestro propio valor!

Si te digo que sólo se trata de que actúes en pos de tus objetivos, sin lastimar a nadie o tratando de no hacerlo, ¿lo harías? ¿qué esperas entonces para ir tras ellos?

Vivir se trata de compartir, de comunicar, de explorar, de conocer, de sentir, de amar y dejarse ser amado. Admito que no es fácil, pero vale la pena intentarlo aunque al principio no salga todo como uno espera.

A algunos les costará más, a otros menos, pero el amor es el sentimiento más hermoso de todos, sin ninguna duda.

Sí, vas a caer, vas a llorar, te vas a sentir indefenso y frágil, asustado… pero entiende que todo cambia con el tiempo, y las personas también pueden hacerlo, aunque considero que la esencia no.

Si deseas algo profundamente, siéntelo con mucho amor primero dentro de ti. Luego, percibe cómo te sentirías cuándo lo cumplas.

¿Serías realmente feliz o es sólo un capricho e ilusión? Permítete elaborar internamente estas cuestiones tan significativas.

Imagina, piensa y, también, actúa. No permitas que tus sueños más preciados permanezcan en ideas y no se concreten. ¡Tu vida depende sólo de ti!

Transforma: tus dudas en acciones (así las mismas desaparecen), tus palabras en hechos (así no guardas nada y actúas), tus hábitos en cambios (porque al conocerte mejor elegirás con sabiduría), tu carácter más firme (así sentirás seguridad y creerás en ti mismo).

Recuerda: lo mínimo que aportes día a día permitirá que lo nuevo ingrese a tu vida. Si te mantienes quieto, estático, centrado y estructurado, estarás siendo parte de un círculo que sólo te mantiene aferrado al dolor de algo que alguna vez sucedió y no te gustó.

¡Cambiarás tu vida el día que te ames!

Por Dana Plaza
www.pasionyamorenletras.com.ar

Compártelo!

Sé el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies