Archivo de la categoría: Testimonios

Testimonio de Curación de Mónica Greco (Esclerodermia)

testimonio-de-curacion-de-monica-grecoMónica Greco, una joven actriz argentina que fue víctima de una rara y fatal enfermedad que consume en vida a quienes las padecen: Esclerodermia.

Más allá de la condena a muerte de su primer médico, Mónica siguió adelante y es así como conoció al Dr. Crescenti, quien la ayudó a obtener la completa redención (cura) de la enfermedad mediante un tratamiento específico.

Junto con el tratamiento, Mónica Greco tuvo que hacer un cambio de adentro hacia afuera, en su psiquis y en su alma. Es así como se acercó a la Metafísica, que también la ayudó en el proceso de sanación.

Este relato porque es un claro ejemplo de como sobrellevar una enfermedad considerada letal: por un lado confiar en el médico que lleva nuestro tratamiento, y por el otro nutrir nuestro ser interior.

En su deseo de salvarse, Mónica atrajo a su vida al Dr. Crescenti, y luego confió plenamente en él y su tratamiento. Trató de llevar la enfermedad lo mejor posible, no entrando en victimización y manteniéndose positiva. Con esa actitud de vida, los resultados no podían ser otros.

Aquí dejamos tres videos: el primero es un resumen de su historia y los dos siguientes tienen un mayor desarrollo, los cuales aconsejo.

Gracias Mónica por permitirnos compartir tu lucha y victoria. ¡Te deseamos lo mejor y a seguir adelante!

Definición: La Esclerodermia es una enfermedad crónica, auto-inmune del tejido conectivo. En algunos casos la enfermedad puede evidenciarse en forma localizada a nivel de la piel, mientras que en otras adicionalmente la afectación ocurre en órganos internos, tales como aparato digestivo, pulmón, riñón, corazón y otros.

La enfermedad puede aparecer en diferentes grados de severidad y con progresión variable. Pueden presentarse desde manifestaciones muy leves hasta casos muy severos y de los cuales algunos son rápidamente progresivos hacia complicaciones renales y pulmonares capaces de provocar la muerte.

La causa exacta o causas de la Esclerodermia son desconocidas. Solo se sabe que el mecanismo de acción del efecto dañino de la enfermedad involucra una sobreproducción de colágeno.

¿De qué manera te motiva su historia? Déjanos tu comentario :)

Testimonio de Rhonda Byrne, creadora de “El Secreto”

Hace un año mi vida se había desmoronado. Estaba exhausta, mi padre murió repentinamente y mis relaciones con mis compañeros de trabajo y mis seres queridos eran desastrosas. Poco podía imaginarme por aquel entonces que de toda esa desesperación llegaría el más grande de los regalos…

pergaminos-de-el-secreto-por-rhonda-byrneTuve una fugaz revelación de un Gran Secreto: El Secreto de la vida. Esa fugaz revelación me llegó gracias a un libro centenario que me regaló mi hija Hayley. Empecé a buscar los orígenes de El Secreto en la historia. No podía creer que hubiera tantas personas que lo conocieran. Eran algunos de los personajes más grandes de la humanidad: Platón, Shakespeare, Newton, Víctor Hugo, Beethoven, Lincoln, Emerson, Edison, Einstein…

Todavía incrédula pregunté: « ¿Por qué no es de dominio publico?» Me consumía un ardiente deseo de compartir El Secreto con el mundo y empecé a buscar personas que lo conocieran.

Entonces, empezaron a aparecer una tras una. Yo era como un imán: cuando empecé a buscar, los grandes maestros vivos fueron apareciendo sucesivamente. Cuando descubría a un maestro, éste me conducía al siguiente, en un encadenamiento perfecto. Si en algún momento me desviaba del camino, siempre había algo que captaba mi atención y gracias a esa desviación aparecía el siguiente gran maestro. Si «accidentalmente» clicqueaba el link incorrecto en una búsqueda en Internet, eso me conducía a una información vital. En unas pocas semanas había seguido la pista de El Secreto retrocediendo varios siglos en la línea del tiempo y había descubierto a sus practicantes actuales.

La idea de desvelar El Secreto al mundo por medio de un film documental se había afianzado en mi mente y en los dos meses siguientes mi equipo de producción y realización aprendió El Secreto. Era imprescindible que todos los miembros lo conocieran, porque sin conocerlo, lo que pretendíamos era imposible.

No teníamos garantizada la participación en el film de ninguno de los maestros, pero conocíamos El Secreto y con una gran fe viajé de Australia a Estados Unidos donde residían la mayoría. A las siete semanas de nuestra llegada habíamos filmado a cincuenta y cinco grandes maestros de todo el país y teníamos más de ciento veinte horas de documental. En cada paso que dábamos, en cada respiración, utilizamos El Secreto para crear El Secreto. Literalmente atrajimos a todas las cosas y personas hacia nosotros. Ocho meses después se estrenó El Secreto.

Mientras el documental arrastraba por el mundo, empezaron a surgir historias de milagros: la gente nos escribía contándonos casos de sanación de dolores crónicos, de depresión y de otras enfermedades; de volver a caminar después de un accidente e incluso de recuperarse después de haber estado en el umbral de la muerte. Nos han llegado cientos de relatos de personas que han utilizado El Secreto para amasar grandes fortunas y que han recibido cheques inesperados por correo. La gente ha aplicado el conocimiento de El Secreto para manifestar sus deseos sobre hogares perfectos, parejas, coches, trabajos y ascensos. También hay muchos casos de negocios que han sufrido transformaciones en cuestión de días tras haberlo aplicado. Se sabe de conmovedores casos de relaciones conflictivas ―con niños implicados― en los que se ha restaurado la armonía.

Algunas de las historias más espléndidas que hemos recopilado son de niños que han utilizado El Secreto para atraer lo que deseaban, incluyendo buenas notas y amigos. El Secreto ha inspirado a algunos médicos a compartir su conocimiento con sus pacientes; a que universidades y escuelas hicieran lo mismo con sus alumnos, a que iglesias y centros espirituales de todos los credos lo compartieran con sus seguidores. Ahora se celebran reuniones de El Secreto en hogares de todo el mundo, a medida que las personas van compartiendo este conocimiento con sus seres queridos y familiares. El Secreto se ha utilizado para atraer todo tipo de cosas, desde un estado de humor específico hasta diez millones de dólares. Todo esto ha tenido lugar en unos pocos meses desde que se estrenó el documental.

Mi intención al crear El Secreto era ―y es― aportar felicidad a millones de personas en todo el mundo. El equipo de El Secreto experimenta el fruto de esa intención todos los días, puesto que recibimos antes y miles de cartas de personas del mundo entero, de todas las edades, razas y nacionalidades, expresando gratitud por la dicha que les ha aportado El Secreto. No hay nada que no puedas hacer con este conocimiento. No importa quién seas o lo que hagas, El Secreto puede darte todo lo que quieras.

Veinticuatro maestros asombrosos protagonizan este libro. Grabamos sus palabras en Estados Unidos, en diferentes lugares y momentos, sin embargo, todos hablan como una sola voz. Este libro contiene las palabras de los maestros de El Secreto y también las milagrosas historias de El Secreto en acción. Comparto contigo todos los caminos sencillos, consejos y atajos que he aprendido para que puedas vivir la vida de tus sueños.

A lo largo del libro observarás que algunas veces las palabras «Tú» y «Ti» están escritas con mayúsculas. La razón es porque quiero que tú, el lector, sientas y sepas que he creado este libro para ti. Cuando digo «Tú», te estoy hablando personalmente. Lo que quiero es que te sientas personalmente conectado con estas páginas, porque El Secreto ha sido creado para Ti.

Conforme vayas leyendo y aprendas El Secreto, descubrirás cómo puedes tener, ser o hacer todo lo que quieras. Sabrás quién eres realmente. Conocerás el verdadero esplendor que te espera.

Testimonio de Curación de Morris Goodman (Salud)

“Mi historia empieza el 10 de marzo de 1981. Ese día realmente cambió mi vida. Nunca olvidaré ese día. Me estrellé con mi avioneta. Terminé en el hospital totalmente paralizado. Mi médula espinal estaba aplastada, me había roto la primera y segunda vértebras cervicales, había perdido el reflejo de tragar, no podía ni comer ni beber, mi diafragma estaba destrozado, no podía respirar. Lo único que podía hacer era parpadear.

Por supuesto, los médicos me dijeron que si sobrevivía sería como un vegetal el resto de mi vida. Lo único que podía hacer era abrir y cerrar los ojos. Ésa era la imagen que tenían de mí, pero no me importaba lo que pensaran. Lo que me importaba era lo que yo pensaba.

testimonio-de-curacion-de-morris-goodmanMe visualicé volviendo a ser una persona normal, saliendo por mi propio pie del hospital. Lo único que tenía para trabajar en el hospital era mi mente. Y con tu mente puedes volver a unir las cosas de nuevo.

Estaba con respiración asistida y me dijeron que nunca podría volver a respirar por mí mismo porque mi diafragma estaba destrozado. Pero una vocecita seguía diciéndome: «Respira, respira hondo». Al final me la quitaron. No pudieron dar ninguna explicación. No podía permitir que entrara en mi mente nada que pudiera distraerme de mi meta o de mi visión.

Me había propuesto la meta de salir del hospital por mi propio pie para Navidad. Y lo conseguí. Salí del hospital caminando. Me dijeron que no era posible. Ese día jamás lo olvidaré.

Si puede servir de algo a las personas que en estos momentos están sufriendo, si quisiera resumir mi vida y decirles lo que pueden hacer, usaría esta breve frase: «El hombre se convierte en lo que piensa».”

A Morris Goodman se le conoce como El Hombre Milagro. Su historia demuestra el insondable poder y el ilimitado potencial de la mente humana. Morris conocía el poder que había dentro de él para conseguir lo que había elegido pensar. Todo es posible. La historia de Morris Goodman ha inspirado a miles de personas a pensar, imaginar y sentir para recuperar su salud. Transformó el mayor reto en el mayor regalo de su vida.

“Estamos entrando en la era de la medicina de la energía. En el Universo todo tiene una frecuencia y lo único que debes hacer es cambiarla o crear una frecuencia opuesta. Así de fácil es cambiar cualquier cosa en el mundo, tanto si es una enfermedad física como si es emocional o de cualquier otro tipo. Esto es inmenso. Es el mayor fenómeno con el que nos hemos encontrado en la historia.”
Dr. Ben Johnson

¿Cómo te inspira la historia de Morris Goodman? Por favor, déjanos tu comentario :)

Testimonio de Curación de Cathy Goodman (Salud)

“Me diagnosticaron cáncer de mama. Realmente creí con todo mi corazón, con toda mi fe, que ya me había curado. Cada día decía: «Gracias por mi curación». Esto lo repetía continuamente. «Gracias por mi curación». Estaba convencida de que me había curado. Me veía como si el cáncer nunca hubiera invadido mi cuerpo.

testimonio-de-curacion-de-cathy-goodmanUna de las cosas que hice para sanarme fue ver películas cómicas. Todo lo que hacíamos era reír y reír. No podíamos permitirnos ningún estrés en mi vida porque sabíamos que ésa era una de las peores cosas que te pueden pasar mientras estás intentando curarte.

Desde el diagnóstico hasta la curación transcurrieron aproximadamente tres meses. No me sometí ni a quimioterapia ni a radiación.”

Esta hermosa e inspiradora historia de Cathy Goodman demuestra los tres grandes poderes en acción: el poder de la gratitud para sanar, el poder de la fe para recibir y el poder de la risa y la felicidad para disolver la enfermedad en nuestro cuerpo.

Cathy tuvo la inspiración de usar la risa en su sanación, tras conocer la historia de Norman Cousins.

A Norman le habían diagnosticado una enfermedad «incurable». Los médicos le habían dicho que sólo le quedaban unos meses de vida. Norman decidió curarse a sí mismo. Durante tres meses se dedicó a ver todas las películas cómicas que pudo y a reírse sin parar. La enfermedad desapareció en tres meses y los médicos dijeron que su recuperación había sido un milagro.

Al reír, Norman liberó toda la negatividad y también su enfermedad. Sin duda, la risa es la mejor medicina.

Todos venimos con un programa básico. Se denomina «autosanación». Te haces una herida y se cierra. Tienes una infección bacteriana y el sistema inmunitario se pone en marcha para combatir esas bacterias y te cura. El sistema inmunitario está diseñado para proteger al cuerpo

La enfermedad no puede subsistir en un cuerpo que se encuentra en un estado emocional saludable. Nuestro cuerpo está eliminando millones de células cada segundo y también crea millones de células al mismo tiempo.

De hecho, hay partes de tu cuerpo que cada día son sustituidas. Otras partes tardan meses, otras tardan años. Pero al cabo de unos pocos años todos tenemos un cuerpo totalmente nuevo.

Si todo nuestro cuerpo se renueva cada cierto tiempo, tal como ha demostrado la ciencia, ¿cómo puede una enfermedad o un proceso degenerativo habitar en nuestro cuerpo durante años?. Sólo puede retenerlo el pensamiento, la observación de la enfermedad y la atención que se le concede a la misma.

¿Cómo te ha inspirado este testimonio? Por favor, déjanos tu comentario :)

Testimonio de Jack Canfield: El Secreto del Dinero

La Ley de Atracción supuso una auténtica transformación para mí, pues crecí con un padre muy negativo que pensaba que los ricos habían hecho su fortuna explotando a los demás y que quien tenía dinero era porque había engañado a alguien.

De modo que crecí rodeado de muchas creencias negativas respecto al dinero; que si lo tenías te hacía malo, que sólo las personas malvadas tenían dinero y que éste no crecía en los árboles. « ¿Quién te piensas que soy, Rockefeller?», ésta era una de las frases favoritas de mi padre.

Así que me eduqué creyendo que realmente la vida era difícil. Sólo cuando conocí a W. Clement Stone empezó a cambiar mi vida.

testimonio-de-jack-canfield-el-secreto-del-dineroCuando trabajaba con Stone, un día me dijo: «Quiero que te propongas una meta tan grande que cuando la consigas, rompa todos tus esquemas mentales y sepas que la habrás conseguido sólo gracias a lo que te he enseñado».

En aquel entonces granaba unos ocho mil dólares anuales, así que dije: «Voy a manifestar eso, me lo voy a creer, voy a actuar como si fuera cierto y a liberar este pensamiento». Y así lo hice.

Una de las cosas que me enseñó fue a cerrar los ojos y a visualizar las metas como si ya las hubiera conseguido. Había impreso un billete de cien mil dólares y lo había pegado en el techo. Lo primero que veía por la mañana al abrir los ojos era el billete de cien mil dólares y lo había pegado en el techo. Lo primero que veía por la mañana al abrir los ojos era el billete y era un recordatorio de mi propósito. Luego cerraba los ojos y visualizaba el estilo de vida con ese sueldo.

Curiosamente, no pasó nada importante durante casi un mes. No tuve ninguna idea decisiva, nadie me ofrecía dinero.

Cuando ya casi había transcurrido el mes, tuve una idea de cien mil dólares. Se me ocurrió de repente. Tenía un libro que había escrito y pensé: «Si puedo vender cuatrocientos mil ejemplares de mi libro a veinticinco centavos de dólar cada uno, eso sumará cien mil dólares». Ahí estaba el libro, pero jamás se me había ocurrido eso antes. (Uno de los secretos es que cuando tienes una idea inspirada tienes que confiar en ella y ponerla en práctica). No sabía cómo iba a vender cuatrocientos mil ejemplares.

Luego vi el National Enquirer en el supermercado. Lo había visto millones de veces, estaba al fondo de la estantería de revistas. De pronto, lo vi resaltado como si estuviera entre las primeras. Pensé: «Si los lectores supieran de mi libro, seguro que habría cuatrocientas mil personas que lo comprarían».

Unas seis semanas más tarde di una charla en el Hunter College de Nueva York ante seiscientos profesores y cuando terminé se me acercó una mujer y me dijo: «Ha sido una charla estupenda. Quisiera hacerle una entrevista. Aquí tiene mi tarjeta». Resultó ser una escritora que trabajaba por cuenta propia y que vendía sus historias al National Enquirer. De pronto empezó a sonar en mi mente la música de La Dimensión Desconocida, como anunciando que esto realmente estaba funcionando. El artículo se publicó y las ventas de mi libro empezaron a dispararse.

Lo que quiero resaltar es que estaba atrayendo a mi vida todos estos acontecimientos distintos, incluida a esta persona. Para resumir la historia, ese año no gané cien mil dólares. Ganamos noventa y dos mil trescientos veintisiete dólares. Pero ¿crees que nos deprimimos pensando «¿Esto no ha funcionado?». Todo lo contrario, no parábamos de decir: «¡Esto es sorprendente!» Entonces mi esposa me dijo: «Si ha funcionado con cien mil dólares, ¿crees que funcionará con un millón?» Y yo le respondí: «No lo sé, creo que sí. Vamos a probarlo».

Mi editor me mandó un cheque por los derechos de autor de nuestro primer libro Sopa de pollo para el alma. Y dibujó una sonrisa en su firma, porque era el primer cheque que había hecho por esa cantidad.

Así que lo sé por experiencia propia, porque quise probarlo. ¿Funciona realmente la Ley de Atracción? Nosotros lo pusimos a prueba. Funcionó y ahora lo vivo cada día.

¿Cómo te ha inspirado el testimonio de Jack Canfield? Déjanos tu comentario :)